Ideal

Combinar las vitaminas K y D rebaja la hipertensión

Combinar las vitaminas K y D rebaja la hipertensión

  • Prevención

  • Más del 40% de la población tiene niveles altos de presión arterial, y consumir de forma natural estas vitaminas puede ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares

Los niveles bajos de determinadas vitaminas incrementarían el riesgo cardiovascular en la población general, especialmente porque aumentan la incidencia de hipertensión, según un estudio de la Universidad Libre de Ámsterdam. Al evaluar la combinación de niveles bajos de vitamina D y vitamina K y su relación con la presión arterial se observó una mayor incidencia de niveles altos de presión arterial sistólica y diastólica en participantes entre 55 y 65 años que, de forma basal, no presentaban hipertensión al inicio del estudio.

Publicado por la American Heart Association, la investigación segura que, debido al déficit de vitaminas D y K, el 62% de los participantes en el estudio terminó desarrollando hipertensión arterial al cabo de seis años. Por una parte, la vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio y se encuentra mayoritariamente en pescados grasos (atún, salmón y caballa). Por otra, la vitamina K es responsable de producir proteínas para la formación de huesos y tejidos o ayudar a coagular la sangre, y está en las hierbas (tanto frescas como secas), las coles de Bruselas, los espárragos, el repollo, el brócoli o especias como el curry o el pimentón.

Ante estos resultados, la Fundación Española del Corazón (FEC) resalta la importancia de la prevención de la hipertensión para evitar enfermedades cardiovasculares, pues son la primera causa de muerte en España. «La prevención es fundamental a la hora de combatir la hipertensión arterial, una patología que sufre el 42,6% de la población española, si bien el 37,4% está sin diagnosticar», asegura la doctora Paola Beltrán, vocal de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación de la Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología. «Tener un factor de riesgo como la hipertensión aumenta muy significativamente las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular y es un signo de alerta importante que indica que es necesario revisar nuestro modo de vida».