Ideal

Los doctores Esteban y Sánchez durante el Congreso de la SEORL celebrado en Sevilla.
Los doctores Esteban y Sánchez durante el Congreso de la SEORL celebrado en Sevilla.

 España es el país del mundo con mayor incidencia de cáncer de laringe

  • oncología

  • Al año se registran 11.300 casos de tumores de cabeza y cuello

España es el país del mundo con mayor incidencia de cáncer de laringe debido al exceso en el consumo de tabaco registrado durante años, según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

El cáncer de laringe tiene registros en España de hasta 18 casos por cada 100.000 habitantes, la cifra más alta del mundo. Es la segunda neoplasia más frecuente del tracto respiratorio (sólo superada por el de pulmón) y constituye el 2% del total de tumores en varones y el 0,4% en mujeres, según datos de la SEORL. «La incidencia es mayor en hombres porque son los que más fuman y consumen alcohol, los principales factores de riesgo de este tipo de tumores y, en general, de todos los que afectan a cabeza y cuello», subraya el doctor Francisco Esteban, director de la Unidad de Gestión de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Virgen del Rocío, catedrático de Otorrinolaringología en la Universidad de Sevilla.

Según un reciente estudio, la media de consumo anual en España es de 1.046 cigarrillos y 102 litros de alcohol en 2015. Otros factores implicados pueden ser los productos químicos industriales, el reflujo faringolaríngeo en pacientes con reflujo gastroesofágico e infecciones del virus papiloma humano.

Diagnóstico

Para el diagnóstico «es imprescindible conocer la historia clínica del paciente basada en la sintomatología, la profesión y los hábitos de vida. También es necesario tener la localización y extensión del tumor para planificar el tratamiento adecuado», indica el doctor Esteban.

Los casos iniciales de cáncer de laringe, «se pueden tratar con láser mediante un microscopio quirúrgico que nos evita tener que recurrir a la traqueotomía, con lo cual se reduce la cicatrización y el tiempo de recuperación. Si se diagnostica a tiempo, el cáncer de laringe tiene una supervivencia superior al 90%», expresa. En su hospital, Virgen del Rocío, operan al año 200 casos, de los cuales la mitad se hacen con láser.

En tumores más avanzados, «a pesar de que cada vez se siguen más protocolos de conservación del órgano, puede ser necesaria la cirugía abierta, en la que, en muchos casos, habrá que extirpar la laringe (laringuectomía)», señala el doctor Serafín Sánchez, director de la Unidad de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Virgen Macarena.

Tras la laringectomía, el enfermo pierde la voz y se afecta el gusto y el olfato, secuelas que se minimizan  con rehabilitación y «colocando una prótesis fonatoria con la que el paciente puede hablar y tener una comunicación más natural», subraya. 

Avances

Entre los últimos avances en cirugía del cáncer de laringe se encuentra la laringuectomía transoral ultrasónica (TL-TOUSS). «Se trata de una técnica mínimamente invasiva ideada por un otorrinolaringólogo español, el doctor Mario Fernández,  secretario general de SEORL, que permite extirpar la laringe a través de la boca, mediante visión endoscópica y bisturí de ultrasonidos», destaca el doctor Pablo Parente, presidente de la Comisión de Cirugía de Cabeza y Cuello y Base de Cráneo de la SEORL. 

Durante el Congreso de SEORL, celebrado la semana pasada en Sevilla, se presentaron los avances de esta técnica que, según un último estudio publicado en septiembre en la revista 'European Archives of Otorhinolaryngology', consigue una recuperación funcional satisfactoria. También se presentarán los avances en cirugía robótica, cirugía tiroidea y cirugía endoscópica de glándulas salivares. 

Signos de alarma

España registra al año 11.300 casos de tumores de cabeza y cuello y de todos ellos, el 40% se encuentran en la laringe. Entre el 60 y el 70% de ellos suelen diagnosticarse en estadios precoces, según datos de la SEORL.

Sin embargo, «aquellos que afectan a la cavidad oral y la orofaringe provocan molestias más inespecíficas, lo que dificulta su detección y diagnóstico temprano. De hecho, muchas veces el paciente acude al otorrino cuando aparecen bultos en el cuello (metástasis ganglionares), lo cual supone un avance importante de la enfermedad», afirma el doctor Parente.

La detección precoz de estos tumores puede reducir hasta en un 90% la mortalidad, según datos de la SEORL. Los signos de alarma que pueden hacer sospechar y que deben ser consultados con un otorrinolaringólogo son, según el doctor Parente:

1. Dolor de garganta y dificultad al tragar persistente a pesar del tratamiento.

2. Dolor de oído persistente que empeora al tragar.

3. Aparición de tumefacción o úlcera en la boca o de sangre en la boca y la garganta.

4. Aparición de lesiones blancas o rojas en la boca que persisten durante semanas.

5. Cambios en la voz, afonía o ronquera no relacionada con una infección y que persiste más de tres semanas.

6. Aparición de bultos en el cuello, sobre todo si son duros, crecen o duelen.

7. Obstrucción nasal y/o sangrado nasal persistente.