La dieta de las tres semanas demuestra resultados reales: «Perdí 61 kilos haciéndola»

La dieta de las tres semanas demuestra resultados reales: «Perdí 61 kilos haciéndola»

Este era el menú habitual de Courtney Ady, una joven a la cual una conversación le cambió la vida

IDEAL.ES

Courtney Ady es otro de los ejemplos de superación que destacan en las últimas fechas. Llegó a perder 61 kilos durante dos años. Había llegado a pesar 123 kilos. Según su testimonio, se encontraba «atrapada en un cuerpo gordo y no podía cambiarlo». «No tenía autoestima. Evitaba los espejos. Me prometí a mi misma cambiar», recalca. Por si fuese poco, Courtney sufría problemas de salud relacionados con el sobrepeso. Tenía episodios cardíacos y le detectaron diabetes. Pero todo cambió.

Lo hizo tras una conversación con su pareja, quien le comentó los problemas que podría tener si decidía tener hijos. «Tenía miedo de no sobrevivir si algo salía mal. Aquella conversación fue como si me clavasen un cuchillo. Fue cuando me di cuenta de que la única persona que podía hacer algo por mí era yo», narra en declaraciones a 'PopSugar'.

En 21 días evitó las malas costumbres alimenticias. Tras probar con varias dietas dio con el régimen de las tres semanas que esperaba le hicieran la cosa más fácil. En una aplicación fue apuntando todo lo que comía. Una dieta que se parece un mundo a varias de las once que más siguen los famosos.

Su menú era: una cucharada de proteínas en polvo de fresa, media banana -que también se incluye en la dieta de la 'banana matinal', medio envase morado de fresas congeladas y media taza de leche de alimentos y una taza de agua para desayunar; pepinos como snack; rodajas de pavo, pan integral, uvas moradas y judías verdes para almorzar; palitos de apio como snack; pollo a la parrilla verduras mixtas, una patata al horno y un poco de aderezo para cenar y unas verduras crudas como snack.

El orden alimenticio tuvo que ser acompañado de ejercicio diario. Se ejercitaba durante media hora evitando ejercicios de alto impacto. Hoy, con 61 kilos menos, tiene más energía, más músculo y más fuerza. Ya puede hacer flexiones. «Mi salud ha mejorado muchísimo», asegura. Ahora, puede tener hijos sin riesgo alguno.

Temas

Salud

Fotos

Vídeos