Los alimentos que te engañan a diario: una nutricionista advierte que no son lo que prometen

Los alimentos que te engañan a diario: una nutricionista advierte que no son lo que prometen

El pavo o pollo no representa el 100% del producto

LAURA CANO

Las expectativas que nos hacemos sobre un determinado producto a veces son erróneas, tal vez por las recomendaciones de otros usuarios o por la publicidad de la marca. Igualmente siempre te decantas por comprar ese producto para ver si es verdad, lo que crea bastante confusión por falta de información.

En 20 Minutos, junto con la dietista y nutricionista Paloma Quintana, han hecho un repaso por algunos productos populares que en muchos casos no son lo que aparentan.

Por ejemplo la leche vegetal. Quintana advierte que debemos poner atención a los ingredientes que aparecen en los envases de estos productos.

«Deben llevar agua, un porcentaje elevado del ingrediente principal y hay que evitar que tengan azúcar añadida«, dice la nutricionista. Otros productos muy consumidos son las barritas de cereales, galletas o cereales 'fitness' que se llegan a vender como un alimento propicio para hacer dieta, debido a la letra que contienen sus paquetes o a las imágenes que las acompañan. Sin embargo, la realidad es muy distinta. Sí que contienen cereales y grasas saludables, como los frutos secos, pero no son los únicos ingredientes.

«Además de tener el inconveniente de que dejas de comer entre horas otros alimentos más saludables, como la fruta, llevan muchos azúcares añadidos, grasas o anuncian que no contienen azúcar pero en su lugar añaden otros elementos, como edulcorantes, que también acaban por producir más ganas de comer alimentos azucarados», explica Paloma Quintana.

Para atraer a los consumidores incluyen textos como 'reducido en grasa' - pero en su lugar añaden azúcar- o 'sin azúcares añadidos' -en este caso incorporan grasa no saludable-. «Para que se comercialicen mejor, alteran el sabor, pues es más apetecible una galleta con sabores más fuertes, especialmente si estamos acostumbrados a tomar comida azucarada o grasa«, afirma la especialista. »Lo ideal es comprar una caja de un cereal íntegro, como los copos de avena, sin añadidos, o tomar fruta«, recomienda Quintana.

El pan integral aporta el grano completo de los cereales, mientras que «el pan blanco es el menos sano, es aquel elaborado a base de harinas refinadas. En este caso, del grano del cereal nos quedará solamente el almidón, habremos perdido las vitaminas y la fibra«, dice Quintana. Por eso se utiliza el término 'pan integral' para atraer a los compradores. Sin embargo, aunque aparezca ese concepto vemos cómo la harina empleada no suele ser 100% integral, en su lugar, se utilizan un alto porcentaje de harinas refinadas.

Otros productos asociados a las dietas serían las lonchas de pavo o de pollo. Sin embargo, son carnes procesadas cuyo consumo, alerta la OMS, conviene limitar. Además, el pavo o pollo no suele representar -ni mucho menos- el 100% del producto. «Suelen contener muchísima sal, potenciadores del sabor -que inducen a comer más-, harinas, azúcares añadidos o féculas de patata», afirma Quintana.

Temas

Salud

Fotos

Vídeos