Ideal

El Gobierno promete una ley para combatir el consumo de alcohol en menores

Dolors Montserrat, ministra de Sanidad.
Dolors Montserrat, ministra de Sanidad. / Fernando Villar (Efe)
  • La ministra no concreta medidas, pero avanza que se actuará contra el acceso y venta y contra la ingestión de bebidas por los jóvenes en espacios públicos

El Gobierno prometió hoy que en los próximos meses llevará al Congreso una ley estatal para la prevención y lucha contra la ingestión de alcohol entre los menores de 18 años que se marcará como objetivos elevar la edad real de inicio de los jóvenes en este hábito perjudicial, que en la actualidad está en los 13,8 años, y reducir sus posibilidades de acceso a esta droga, con el objetivo final de alcanzar el consumo cero.

La ministra de Sanidad indicó en el pleno de la Cámara baja, donde contestó a una interpelación sobre este grave problema de salud del PNV, que su compromiso es intentar que no vuelvan a repetirse nunca casos como el del fallecimiento, el pasado 2 de noviembre, de una niña de 12 años tras un coma etílico derivado de su participación en una botellón en un parque de la población madrileña de San Martín de la Vega.

Dolors Montserrat no desveló medidas concretas que podría incluir esa ley, pero sí avanzó que, además de actuar en el ámbito de la educación y la sensibilización social contra esta lacra, deberá incluir actuaciones efectivas para reducir el acceso y la venta de alcohol a menores y medidas que restrinjan el consumo de estas bebidas en espacios públicos. La propia responsable de Sanidad reconoció que la actual normativa, que prohíbe de forma total la venta de alcohol a menores en cualquier tipo de establecimiento, y que sanciona este comportamiento con multas de hasta 600.000 euros, es “papel mojado”, porque no se cumple en la mayor parte de los casos. Prueba de ello, señaló, es que el 90% de los chicos de entre 14 y 18 años coincide en que les es “muy fácil” acceder a bebidas alcohólicas.

La ministra indicó que la segunda pata de la ley debe incidir en los ámbitos familiar, escolar y de tiempo libre y ocio, para lograr que, con la implicación de todos, se le transmitan a los jóvenes los valores adecuados y los riesgos de todo tipo que les provoca la ingesta de alcohol y se creen alternativas de ocio atractivas a fenómenos de fin de semana como los botellones. También anunció campañas y estrategias de sensibilización y de información sobre el problema en medios de comunicación y en redes sociales, similares a las que se hicieron contra el tabaquismo.

Comentó que, de hecho, hay mucha labor que hacer, porque las encuestas muestran que solo el 14% de los jóvenes considera el alcohol un problema de salud y que la permisividad de los padres españoles con la ingestión de este tipo de bebidas por sus hijos es del doble que ante otros fenómenos como el consumo de tabaco.

Implicación de todos

Montserrat señaló que la intención del Gobierno es que la ley pueda ser consensuada con todos los grupos políticos, con expertos y asociaciones y con las comunidades autónomas para que se apruebe con la unanimidad lograda en asuntos como la violencia de género, la lucha contra el tabaco o el carné por puntos y se genere una debate social similar en contra de este tipo de consumo que reconocen haber practicado, al menos en alguna ocasión, ocho de cada diez adolescentes. También hizo un llamamiento explícito a toda la sociedad -familias, hosteleros, comerciantes, administraciones, y fuerzas de seguridad- para que no permitan la venta de alcohol a menores o su consumo público y denuncien cualquier infracción de la que tengan noticia, porque cree que el problema solo tiene solución con la implicación activa de todos.

La ministra reconoció que se está ante un gravísimo problema en España como lo demuestra que el 68% de jóvenes de 14 a 18 años admita haber consumido alcohol en los últimos 30 días, que más de una cuarta parte reconozca haberse emborrachado en el último mes, o que más de la mitad admita haber participado en un botellón. Joseba Agirretxe, el diputado que la interpeló, y que criticó que el PP ya anunció esta misma ley en 2013 y no la elaboró, recordó que, según datos oficiales, cada año ingresan en hospitales unos 5.000 jóvenes por intoxicaciones etílicas.

De hecho, expertos hospitalarios avisan de que este tipo de atenciones de urgencia a menores se han multiplicado por tres en la última década.