Ideal

Descubren un nuevo anticuerpo que podría servir para desarrollar mejores vacunas contra la gripe

Un médico francés vacuna a un paciente contra la gripe.
Un médico francés vacuna a un paciente contra la gripe. / Pascal Rossignol (Reuters)
  • La clave está en aprovechar el efecto "memoria" de las células B del sistema inmune, presentes en el bazo y la médula ósea, que es el que se activa con la mayoría de vacunas convencionales

Investigadores del Instituto del Cáncer Dana-Farber en Boston (Estados Unidos) han descubierto una nuevo tipo de anticuerpos en el sistema inmune que logran evolucionar más rápidamente para neutralizar una amplia variedad de cepas del virus de la gripe, lo que puede servir para desarrollar mejores vacunas.

Dicho potencial, según detallan los autores en la revista 'Nature Communications', es posible gracias a una proteína conocida como 3I14 mAb, que permite obtener anticuerpos "ampliamente neutralizantes" capaces de reconocer y desactivar hasta 18 cepas gripales.

Además, en su trabajo en ratones vieron que dicha molécula era capaz de frenar las dos principales variantes del virus de la gripe A, el grupo 1 y 2, cuando fueron expuestos a dosis letales del virus.

La clave está en aprovechar el efecto "memoria" de las células B del sistema inmune, presentes en el bazo y la médula ósea, que es el que se activa con la mayoría de vacunas convencionales, que incorporan una pequeña muestra del agente infeccioso para que las células B desarrollen un efecto memoria que les permita reaccionar ante futuras infecciones.

Hasta ahora, y a diferencia de la mayoría de agentes infecciosos que tienen vacuna disponible, la gripe requiere una vacunación anual ya que el virus va mutando constantemente y muy rápido, e incluso puede combinarse con cepas presentes en mamíferos o aves, lo que aumenta el riesgo de que se produzcan pandemias como la de 2009.

La detección de este anticuerpo ampliamente neutralizante se produjo al analizar muestras de siete donantes de sangre cuyas células B fueron expuestas a una gran variedad de virus de la gripe. De este modo, vieron que un subgrupo de estas células eran "capaces de reconocer todas las cepas a las que fueron expuestas", ha explicado Wayne Marasco, lo que permitió en un análisis posterior de ADN aislar el gen que da la información a este tipo de anticuerpos.

Según vieron en su composición genética, estos anticuerpos tenían la capacidad de adaptarse o evolucionar mediante mutaciones para neutralizar diferentes cepas.