Las caras de la movida ante el espejo del tiempo

Un hombre observa tres retratos de la exposición. / Alberto Ferreras

Casi cien protagonistas del asalto a la modernidad de hace tres décadas vuelven a posar para quince destacados fotógrafos

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

En 1987 la movida estaba en plena efervescencia. Pintores, cineastas, músicos, escritores, actores, arquitectos, diseñadores, dibujantes, modelos y un sinfín de creadores bullían en una España que mudó de piel y llevaba casi una década respirando libertad a pleno pulmón. ‘La Luna de Madrid’, la revista que cantó y contó aquel asalto a la modernidad, celebró su quinto aniversario con un especial: ‘Por la cara: Los 87 del 87’. Veintisiete fotógrafos retrataron a los protagonistas de aquella refrescante revolución estética y ética. Almódovar rodaba su quinta película, Duncan Dhu grababa su primer disco, se forjaba la marca España y el eco de la movida reverberaba ya en toda Europa. Crecía la brillante generación del 87 que aún hoy surca con éxito las olas de nuestra rica cultura.

Tres décadas después quince fotógrafos toman el relevo y retratan a muchos de aquellos 87 activos agentes del histórico cambio. Ante el espejo del tiempo, sus nuevos retratos permiten comparar el entonces y el ahora de la movida. Sus cambios físicos y su evolución profesional muestran la transformación de nuestra sociedad y nuestra cultura en estos años.

‘La generación del 87. Orígenes y destinos 1987/2017’ se titula la muestra que acoge el Centro Conde Duque de Madrid y que dará pie a un documental y un fotolibro. Permite ver como el tiempo esculpe rostros y modela anatomías para bien y para mal. Constatar cómo muchos de aquellos jóvenes y vitales creadores que hoy peinan canas y lucen arrugas afianzaron talentos y saberes para desarrollar carreras de éxito. También cómo algunos perdieron la batalla con la vida –diez de los 87– y no pudieron viajar de la penúltima década del siglo XX a la segunda del XXI.

«Propone un diálogo con nuestro pasado cercano para comprender nuestro futuro, analizando la transformación de la sociedad mediante la evolución de los retratados», dice el cineasta Félix Cábez, impulsor del proyecto y comisario de la exposición junto a Inma Ruiz y José Tono Martínez, uno de los creadores de ‘La Luna’ en 1983.

Confrontados

Frente a las 87 fotos originales extraídas del extraordinario número 35 de ‘La Luna’, imágenes en blanco y negro impresas en papel barato y agrisado por el tiempo, se confrontan las 56 inéditas realizadas para la exposición por 15 fotógrafos de diferentes generaciones, escuelas y técnicas. Retratos de gran formato en algunos casos, como los que Pierre Gonnord realiza a la galerista Chantal Grande, al escritor Ignacio Martínez de Pisón o a Rossy de Palma, miembro entonces del grupo ‘Peor imposible’, a quien ‘La Luna’ presentaba como «futura actriz» tras su fugaz aparición en un filme de Almodóvar.

El tiempo ha sido bondadoso con Maribel Quiñones y Martirio, a quien Ana Torralva –la única fotógrafa que repite– retrata hoy como hizo entonces para la portada de ‘La Luna’. La imagen de la folclórica pop apenas se ha alterado en tres décadas. En otros casos, la transformación es notable. Como ocurre con Alejandro Gándara, escritor que se fotografió en 1987 con su primera hija en brazos, un bebé que es hoy una madre treintañera que ha vuelto a posar junto a su progenitor.

En la galería de dobles retratos hay más músicos, como Coque Malla, Eduardo Comesaña, Cristina del Valle, Rubi, Kikí D’akí o Duncan Dhu, trío donostiarra debutante entonces y pronto deshecho, reunido para posar frente al Peine del Viento en San Sebastián; cineastas y productores como Eduardo Campoy; escritores como Vicente Molina Foix y Enrique Murillo; artistas como Juan Mari Lazkano, Agustín Ibarrola, Frederic Amat o Peio Irazu; joyeros como Chus Burés; galeristas como Oliva Arauna; decoradores como Pascua Ortega o aristócratas como Eugenia Martínez de Irujo.

Entre los fotógrafos de hoy, Virginia Rota, Marta Soul, Carlos Alba, Samuel Matzig, Andrea Savini o Martín Zurrutuza toman el testigo de colegas veteranos como Eduardo Momeñe, Castro Prieto, Miguel Oriola, Luis y Pablo Pérez Mínguez, Humberto Rivas, Alberto Schommer, Herve Timarche o Juan Ramón Yuste.

«Había frivolidad y ligereza. Todo era distinto y aquella reunión de los 87 fue más fruto del azar que del rigor», reconoce Félix Cábez. Estrenará en otoño un documental sobre «este ejercicio de orgullo nada nostálgico» en torno a unos creadores que pasaron «de ser progres, hippies y contraculturales a punkis, mods y modernos», según José Tono Martinez, ‘padre’ de la Luna junto a Borja Casani, y que vivieron «mil transiciones y otros tantos malabarismos mentales en diez años».

Ficha

Qué: 'La generación del 87. Orígenes y destinos. 1987/2017

Dónde: Sala Sur del Centro Cultural Conde Duque. C/Conde Duque 11 www.condeduquemadrid.es

Cuándo: Del 19 de enero al 8 de abril de 2018

Cuánto: Entrada gratuita.

Fotos

Vídeos