¿La ropa térmica adelgaza?

¿La ropa térmica adelgaza?

Algunos estudios señalan que el uso de este tipo de prendas incrementa los efectos del ejercicio físico

FRAN JUSTICIA

Tras el verano son muchos los que acuden sin pensárselo dos veces a gimnasios y centros de bienestar con el objetivo de perder esos kilos de más que han podido conseguir durante las vacaciones estivales, y es que toca ponerse a tono antes del nuevo atracón, el de Navidades.

Por desgracia, no siempre disponemos del tiempo que realmente necesitamos para conseguir un cuerpo diez y hacer ejercicio, por lo que optamos por hacer uso de diversos aliados como los suplementos deportivos o la ropa adelgazante. Sí, has leído bien, ropa adelgazante, y no estamos hablando de fajas reductoras, no, hablamos de la ropa térmica, prendas como las que puedes conseguir a buen precio con los descuentos en ropa térmica de Descuentos Ideal.

Si bien la ropa térmica ha sido tradicionalmente utilizada para hacer deporte, especialmente en el exterior, desde hace unos años son muchas las personas que se decantan por prendas con estos tejidos para llevar a cabo cualquier actividad física porque adelgazan más que cualquier otra ropa, acelerando los efectos ocasionados por el ejercicio físico, pero, ¿es realmente cierto?

La realidad es que sí y no, ya que estas prendas consiguen que el cuerpo se caliente de forma más rápida, cinco minutos bastan para estar listo frente a los ocho que requeriría nuestro cuerpo con cualquier otra prenda, por lo que al final aumentamos la cantidad de tiempo que realmente estamos trabajando y no “calentando”. Esto conlleva que estemos preparados más pronto para realizar ejercicio físico y además acelera el metabolismo, ya que aumentamos la temperatura del cuerpo, lo que también nos hace quemar más energía y por ende perder más calorías.

No se trata por tanto de un milagro, es decir, llevando ropa térmica hasta para ir de paseo no vas a adelgazar, pero si haces uso de estas prendas mientras realizas ejercicio físico sí conseguirás incrementar los resultados derivados de esta práctica, lo cual no incluye aumentar tu masa muscular, sino reducir peso y de forma ligera.

No obstante, de su uso también se extraen algunos riesgos para la salud, ya que si aumentamos en exceso nuestra temperatura corporal también produciremos una mayor cantidad de sudor, lo que puede ocasionar que perdamos líquidos vitales, sales y minerales. Además, también puedes sufrir una lesión muscular con mayor probabilidad, puesto que el cuerpo se verá sometido a una gran intensidad en un periodo muy corto de tiempo.

Por todo ello, los especialistas recomiendan que tras hacer uso de este tipo de prendas, se utilicen otros tejidos que una vez finalizado el ejercicio ayudan a enfriar y reducir la temperatura del cuerpo. Y tú, ¿has adelgazado más al usar ropa térmica?

Fotos

Vídeos