¿Por qué puede morderte tu propio perro?

En la mayoría de las ocasiones estos mordiscos se producen por accidente y nunca se debe castigar al animal

FRAN JUSTICIA

Convivir con un animal en casa no es fácil, y menos con un gato o un perro, ya que tienen formas de comunicarse muy diferentes a las nuestras, puesto que utilizan en la mayoría de las ocasiones las patas y la boca para ello, lo que puede ocasionar ciertos accidentes como mordiscos, los cuales pueden hacernos pensar que no estamos educando del todo bien a nuestro fiel compañero.

Muchas personas optan por castigarles o por dejar de jugar con ellos, ya que creen que el animal no les quiere o no les respeta, pero nada más lejos de la realidad, así que te animamos a que sigas pasando grandes ratos con él, aprovechando los descuentos en accesorios para perros y gatos de Descuentos Ideal para hacerte con los juguetes más divertidos para tu mascota.

Existen muchas razones de peso que pueden llevar a tu can a morderte, pero si recientemente te ha ocurrido y no sabes el motivo que puede haber ocasionado tal actitud por parte de tu amiguito, a continuación te lo explicamos. ¡Toma nota!

1. Tiene miedo

El miedo es uno de los motivos más habituales que lleva a un perro a morder a su dueño. Si no has conseguido establecer una relación de confianza con el can y él se ve acorralado es más que probable que te atacará. No obstante, este estado se suele percibir con antelación, puesto que el animal se muestra serio y se aleja lo máximo que puede de tus manos. En caso de que te muerda, no lo castigues, ya que sentirá aún más miedo y el siguiente ataque podría ser peor.

2. Está jugando

A veces mientras jugamos con nuestro perro puede producirse un mordisco accidental, por ejemplo al coger un juguete de nuestra mano. En este caso debemos parar el juego, gritar que nos ha dolido y así el can se dará cuenta de que algo va mal, evitando hacerlo la próxima vez que juguemos con él.

3. Está protegiendo algo

Volviendo a hacer referencia al punto 1, si el perro no tiene la suficiente confianza con nosotros, jamás dejará que nos acerquemos a su comida o a sus juguetes, por lo que si ve que lo hacemos, nos morderá sin pensárselo, ya que para él no es algo malo, sino un acto de defensa para proteger sus “bienes”. Lo ideal es que trabajes la confianza con él día tras día y con mucha paciencia.

4. Le duele algo

Es otro motivo muy común. Nuestro perro tiene dolores en alguna zona de su cuerpo y nosotros la tocamos sin darnos cuenta. Esto puede ocasionar que el animal se sobresalte y experimente una reacción mecánica, morder a su amo. También puede ocurrir si le despertamos de forma repentina.

Estas son algunas de las razones más comunes por las que tu perro puede morderte. Tenlas siempre en cuenta y recuerda, nunca le castigues. En caso de que la actitud del can persista, no dudes en acudir a un profesional para que te ayude.

Fotos

Vídeos