Le pronostican unas semanas de vida al nacer y muere a los 23 años de cáncer

Le pronostican unas semanas de vida al nacer y muere a los 23 años de cáncer

Fue apodada como “bebé milagro” después de haber nacido con un problema en su corazón que le imposibilitaría seguir viviendo

A Danielle Mckee los médicos le dieron tan solo unas semanas de vida después de haber nacido con un defecto en su corazón y de enfrentarse a una rara enfermedad que anulaba su sistema inmunológico.

El problema con su sistema inmunológico implicaba que sus padres ni siquiera podían darle un beso a la niña, pues sus consecuencias podían ser fatales para ella.

Después de dos décadas de lucha, Danielle murió el fin de semana, solamente dos días después de haber sido diagnosticada de cáncer linfático(linfoma de Hodgkin). Su familia, que se encuentra devastada, ha querido rendirle homenaje contándole a Daily Record que ella siempre tenía una sonrisa en la cara y que era muy bromista.

“La energía de Danielle era muy contagiosa y le encantaba reírse. Su vida estaba llena de música y bailes.”, ha dicho su madre. “Danielle era muy casera y le gustaba estar rodeada de la familia. Todos la vamos a echar mucho de menos.”, ha añadido.

El linfoma de Hodgkin es un tipo de cáncer que empieza en los glóbulos blancos de la sangre y afecta a 1.900 personas al año, generalmente a adultos jóvenes y a gente por encima de los setenta años, causándoles estragos en los vasos sanguíneos y glándulas en todo el cuerpo, según Mirror.

Danielle, de Paisley, Renfrewshire, había pasado toda su vida luchando contra la rara enfermedad que sufría desde que era un bebé, el síndrome DiGeorge, que se estima afecta a uno de cada 4.000 niños. La enfermedad daña al sistema inmunológico, haciendo que quien la sufra esté más expuesto a padecer cualquier tipo de enfermedad.

Pero su condición nunca paró a Danielle, pues amaba viajar a destinos exóticos y animar al Celtic. Además, siempre tenía buenas palabras para los clientes de la pizzería en la que trabajaba.

Angela, su madre, ha contado que a pesar de que su hija tuvo que luchar contra su enfermedad en casa, se mantuvo positiva hasta el final.

Danielle fue apodada como el “bebé milagro” cuando nació después de que los médicos descubrieran que el bebé tenía dos extraños agujeros en su corazón. Sus padres fueron avisados también de su problema inmunológico y advertidos de los graves problemas que podía causarle un simple beso.

Pero Danielle se hizo fuerte y creció y con la ayuda de sus padres y su hermano consiguió salir adelante. Durante su juventud trataba de ayudar siempre a los demás y estaba planeando dedicarse a los servicios sociales.

Además, la joven hizo una campaña para concienciara la gente sobre el síndrome DiGeorge después de desafiar todas las expectativas médicas y cumplir 21 años.

Fotos

Vídeos