El engaño detrás del niño llorando por 'bullying' que ha conmovido a Internet

Keaton, en dos momentos de su emotiva grabación.

Un vídeo en el que denuncia en internet el acoso que sufre ha convertido en un héroe al niño Keaton Jones. Pero solo durante un fin de semana...

JAVIER GUILLENEA

Es imposible no conmoverse con el vídeo. Su madre le pregunta: «¿Qué te hicieron durante el almuerzo?». Y Keaton Jones responde: «Me tiraron leche encima, me metieron jamón en la ropa y me lanzaron pan». Tiene 11 años y habla a la cámara dentro del coche de su madre, que le ha ido a recoger al instituto porque él no se atreve a comer en el centro. Tiene miedo, se siente solo, llora lágrimas de incomprensión y rabia. «¿Por qué hacen 'bullying'? ¿Cuál es su objetivo? ¿Por qué disfrutan siendo mezquinos con gente inocente? No está bien. La gente diferente no necesita ser criticada por ello, no es su culpa», dice Keaton con voz entrecortada.

Kimberly, la madre, colgó el vídeo en internet el pasado día 8 y desde entonces lo han visto 22 millones de personas, que se han emocionado con la desesperación del niño. Su dolor ha provocado una gran ola de solidaridad encabezada por el Capitán América, Hulk y el mismísimo Luke Skywalker. Actores, deportistas, cantantes y modelos han enviado a Keaton mensajes de apoyo y le han invitado a estrenos, partidos y conciertos. En cuestión de horas, el niño acosado se ha transformado en un héroe tan aclamado como efímero.

La solidaridad ha durado lo que han tardado en aparecer las dudas, que no ha sido mucho tiempo. Las redes sociales, que durante el fin de semana se volcaron con el joven acosado, se preguntan ahora si es del todo cierta su historia. La madre ha recibido acusaciones de racismo y de tratar de obtener dinero fraudulentamente, y el propio Keaton ha sido objeto de críticas. Hay quien dice que el problema que tuvo en el colegio se produjo después de que lanzara insultos racistas contra algunos compañeros. Los famosos que le respaldaron dudan ahora y no saben muy bien qué hacer. Se han quedado con la boca abierta.

Aunque el contexto haya variado y Kimberly haya retirado el vídeo de internet, el acoso sí existió. Al menos nadie ha dicho lo contrario, y las lágrimas del niño son reales. Keaton nació en Knoxville (Tennessee) con un tumor que requirió una intervención quirúrgica que le dejó en la cabeza una cicatriz. «Se burlan de mi nariz, me llaman feo, dicen que no tengo amigos», desvela en la grabación. Y después da una lección de entereza. «Si se burlan de ti no dejes que te afecte. Permanece fuerte. Es duro, pero probablemente mejorará algún día», aconseja a quienes sufren la misma situación.

Las palabras de Keaton, su dolor y su fortaleza, provocaron una explosión de empatía. «Permanece fuerte, no dejes que te enfríen. Te prometo que mejorará. Mientras esos bribones de tu escuela están decidiendo qué clase de personas quieren ser en este mundo, ¿qué te parece si tú y tu mamá venís al estreno de 'Los Vengadores' en Los Ángeles el próximo año?», le escribió el actor Chris Evans, que encarna al Capitán América.

«No pierdas tu tiempo preguntándote por qué los abusadores son así», le aconsejó Mark Hamill, es decir, Luke Skywalker. Mark Ruffalo, Hulk, le ofreció algo más que apoyo moral: «Iré y tendré una charla con cualquiera que te esté inquietando». Patricia Arquette, Justin Bieber, Ricky Martin, Jennifer López, Katy Perry y el rapero Snoop Dogg, entre muchos otros, también arroparon a Keaton. Incluso el presidente de la Ultimate Fighting Championship, Dana White, le ha prometido conocer a las estrellas de las artes marciales mixtas por si necesita alguna lección.

Todo se ha enredado. Es lo que tiene internet, que cualquier detalle queda almacenado en algún lugar y resurge cuando menos se espera. La admiración por Keaton se ha convertido en pocos días en estupor cuando en las redes sociales han comenzado a aparecer imágenes en las que Kimberly y su familia posan con la bandera de la Confederación, una enseña asociada a movimientos racistas, y mensajes en los que ella critica a quienes protestan contra la violencia policial que sufre la comunidad afroamericana. «Si no estáis sangrando, no se os salen los huesos y podéis respirar, parad de llorar», exclama la misma mujer que había subido a la red las palabras de su hijo desesperado, esas que dicen que «la gente diferente no necesita ser criticada por ello».

Sobre Kimberly Jones también ha caído la acusación de que se está intentando lucrar con los 60.000 dólares que se han recaudado para sufragar la educación del niño. La campaña ha sido suspendida mientras el entorno familiar de Keaton niega que sea racista. Pero las sospechas quedan y los famosos se debaten en un mar de dudas.

Nadie sabe qué es cierto y hasta qué punto lo es. «Si Keaton hizo declaraciones racistas, él y su madre también tienen que ir a la oficina del director y pedir perdón a esos chicos», ha escrito en Twitter Patricia Arquette. «Keaton no pudo decidir la familia que lo crió», sostiene el cómico Patton Oswalt. Joe Schilling, un luchador profesional que habló con la madre del niño, sacó la impresión de que «la mujer solo quiere dinero». El Capitán América todavía no ha dado su opinión. Se ha encontrado con un enemigo demasiado poderoso.

Fotos

Vídeos