El peligro de utilizar mal las luces antiniebla: ¿cómo deben usarse?

El peligro de utilizar mal las luces antiniebla: ¿cómo deben usarse?

El reglamento de conducción arroja interpretaciones erróneas

IDEAL.ES

Lluvia extrema, niebla densa, nieve o nube en polvo son cuatro situaciones que no gusta vivir a ningún conductor que se encuentre con ellas. Porque en los cuatro casos nos exponemos a peligros mayores que al de estar pendientes de nuestra simple conducción rutinaria. Pues en muchas ocasiones esas cuatro situaciones arrojan una visibilidad muy baja. Por eso es importante saber cómo utilizar las luces antiniebla.

Lo primero que hay que tener claro es que todos los coches llevan las traseras pero no las delanteras que son opcionales. Es decir, que hay quienes no montan luces en el morro del vehículo para cuando la visibilidad es baja pero que deben saber cuando se utilizan las de atrás. En el caso de las delanteras hay que utilizarlas básicamente cuando no veamos bien. Tan simple como eso.

El problema viene con las traseras. Pues las luces traseras han de regularse en su uso. Porque aunque haya niebla, si esta nos permite ver a más de 50 metros de distancia, no debemos utilizarlas. Lo mismo sucede con la lluvia extrema que no torrencial. Ya que si las llevamos encendidas podemos deslumbrar a los coches que circulan con nosotros haciendo de la conducción algo complicado.

Fotos

Vídeos