Parásitos internos: cómo afecta el echinococcus a perros y gatos

Parásitos internos: cómo afecta el echinococcus a perros y gatos
Alza la Pata

Son gusanos que viven en el intestino delgado de estos animales, que a su vez pueden contagiar a los humanos provocando el quiste hidatídico

ROCÍO R. GAVIRA

El parásito interno más peligroso para los perros y gatos, y también para los humanos, es el llamado echinococcus granulosus (equinococos). Son gusanos que viven en el intestino delgado de estas mascotas, aparte de otros animales, que actúan como hospedadores finales del gusano adulto. No suelen causar síntomas por lo que el diagnóstico resulta difícil. Sin embargo, los animales infectados también pueden contagiar a otros (hospedadores intermedios o accidentales), así como a las personas.

“Nosotros (los humanos) somos un hospedador intermediario, ya que podemos infectarnos de los estadíos larvarios y no desarrollar la tenia (el parásito adulto, gusano plano), sino algo peor, un quiste el cual puede llegar a pesar varios kilos. Además la detección de la enfermedad a menudo no se realiza de forma temprana por la inespecifidad de los síntomas, por lo que el desarrollo del quiste puede llegar a ser fatal”, explica la veterinaria Lucía Machuca Arenas, del Centro Veterinario Parapequeños de Granada (Twitter: @ParapequenosCv)

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas son muy distintos e indeterminados, por lo que “pueden ser confundidos con otras enfermedades”, aclara la veterinaria. La estrategia de echinococcus consiste en reproducirse discretamente en forma de huevos durante la vida del animal. No obstante, aunque los huevos no son directamente infecciosos para el perro o el gato, pueden infectar a las personas. De hecho, el echinococcus es responsable del quiste hidatídico en humanos, trasmitido por ingestión accidental de huevos del parásito, que proceden de las heces del perro y del gato. Según Machuca Arenas, “la infección con este parásito puede ser mortal en humanos, al formar quistes de líquido llenos de parásitos en su interior, en órganos de personas infectadas”.

Lee la información completa en Alza la Pata (pincha aquí).

Fotos

Vídeos