El pueblo de España que se pone a dieta: deben perder cien toneladas de peso

El pueblo de España que se pone a dieta: deben perder cien toneladas de peso

La ciudad gallega, con un 60% de sobrepeso, se propone perder 100.000 kilos en dos años

Inés Gallastegui
INÉS GALLASTEGUI

Perder cien toneladas en dos años. Ese es el reto que plantea '100.000 Motivos de Peso', un programa pionero en España que acaba de presentarse en la localidad coruñesa de Narón, donde seis de cada diez adultos tienen sobrepeso; tocan a 4 kilos por habitante voluminoso. La estrategia de guerra contra la grasa es envolvente: instituciones y sociedad civil atacarán al michelín desde todos los frentes. Así, agentes de la Policía Local acompañarán a los escolares en su camino al cole en bicicleta o a pie, los hosteleros ofrecerán menús saludables de dieta atlántica y los barrios competirán para ver cuál le gana antes la batalla a la báscula. Aparte de mejorar en salud, el programa es, con una inversión mínima, económicamente muy rentable. «Los costes asociados a la obesidad en España superan los 2.500 millones de euros anuales», recuerda Carlos Piñeiro, el médico de familia que dirige las tropas.

En solo cuatro días, el plan ya cuenta con 300 vecinos inscritos en el centro sanitario. No se trata de despachar a la gente con un régimen de mil y pico calorías en una fotocopia borrosa; quien quiera soltar lastre encontrará aliados en las áreas de deporte, movilidad y educación del Concello, asociaciones culturales, colegios e institutos, empresas, bares y restaurantes. El Servicio Gallego de Salud y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad también respaldan el proyecto.

Esto no es 'La báscula', 'Adelgaza como puedas' ni 'En forma en 70 días', 'realities' en los que varios sujetos a cual más corpulento compiten por mejorar su figura ante la mirada atenta y morbosa de la audiencia. En realidad, Narón lucha contra sí misma; contra las dietas poco saludables y el sedentarismo. Otra cosa es que se propongan 'piques' amistosos entre asociaciones de vecinos, con pesajes en grupo y registro de los kilómetros caminados.

Los planes para adelgazar funcionan si se implica toda la comunidad

Los retos colectivos contra los kilos tienen su origen en Estados Unidos -uno de los países más gordos del mundo-, pero donde han tenido más éxito es en Europa. El dietista-nutricionista Juan Revenga cree que, a priori, el enfoque del programa es correcto. «Frente al fracaso de los planes nacionales, tienen éxito los que se realizan en comunidades pequeñas donde todos los actores asumen un compromiso», explica el profesor de la Universidad San Jorge de Zaragoza y autor del blog 'El nutricionista de La General'. Y pone como ejemplo a la ciudad finlandesa de Seinäjoki, que en seis años redujo a la mitad (del 20% al 10%) la tasa de sobrepeso en niños menores de 5 años. ¿Cómo? Formando a las familias, habilitando patios escolares más proclives al juego físico o gravando la comida basura.

Otro punto positivo es que se responsabilice del desarrollo del plan a toda la sociedad y no solo a las personas gruesas. «El programa Perseo contra la obesidad infantil estigmatizaba a los niños con sobrepeso, sacándolos de su grupo para pesarles o que asistieran a talleres. Solo faltaba ponerles una estrella de David», lamenta.

Niños investigadores

El programa gallego acaba de presentarse en sociedad, pero ya lleva dos años de rodaje, desde que la ciudad se adhirió a la Estrategia de Promoción de la Salud del Ministerio de Sanidad. Por ejemplo, explica Piñeiro, se ha estado formando al profesorado para iniciar un proyecto en el que los propios chavales investigarán los estilos de vida en su entorno y propondrán cambios.

Los habitantes de Narón no solo evaluarán sus metas en el baño de su casa: la ciudad será un laboratorio vivo y los resultados del experimento se analizarán con lupa para detectar errores y aciertos. El centro de salud, que además de asistencial es docente, acogerá dos tesis doctorales sobre el tema.

Ya se han conseguido los primeros logros: los 276 ancianos de 70 a 96 años participantes en los programas de baile y gimnasia terapéuticos, que caminan 8 kilómetros diarios supervisados por especialistas, han sufrido la mitad de ingresos hospitalarios que el grupo de control, que no hizo ejercicio.

Porque el objetivo no es que la ciudad luzca más esbelta, sino más sana. La obesidad, causante de enfermedad cardiovascular, diabetes y once tipos de cáncer, es la primera causa de muerte prevenible.

Por si fuera poco, el programa tiene un enfoque solidario, ya que los inscritos donarán, por cada kilo que pierdan, un peso equivalente al banco de alimentos local que ayuda a familias necesitadas. En alimentos saludables, claro.

En Narón el 25% de hombres y el 23% de mujeres son obesos, con un Índice de Masa Corporal superior a 30: lo sobrepasan un hombre de 1,75 de altura y 92 kilos o una mujer de 1,60 con 77. Un tercio de los niños gallegos tiene sobrepeso. Galicia, con Canarias, Andalucía y Asturias, lidera el ránking de las regiones más rollizas.

Fotos

Vídeos