Indemnizan con 1,2 millones euros a la familia de un niño por no detectarle a tiempo un tumor en el corazón

Indemnizan con 1,2 millones euros a la familia de un niño por no detectarle a tiempo un tumor en el corazón

Tras el erróneo diagnóstico, el menor sufrió una parada cardiorrespiratoria quedando con un grado total de discapacidad del 94 por ciento.

AGENCIAS

La Audiencia Nacional ha condenado a la aseguradora de Muface a abonar una cantidad de 1,2 millones de euros por las secuelas que sufre un niño al que no se le diagnosticó en 2010 un tumor en el corazón al nacer y que luego derivó en una parada cardiorrespiratoria.

En una sentencia, la sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional estima el recurso de la familia, tramitado por los servicios jurídicos de El Defensor del Paciente, y que aprecia responsabilidad patrimonial de la aseguradora. El fallo judicial establece que la doctora del hospital madrileño al que se atendió al menor «comete un error al diagnosticar como rabdomioma el tumor que resultó ser un fibroma, conducta que pudo ser inducida por la falta de arritmia y compromiso del funcionamiento del corazón, ausencia de esclerosis tubersosa, aunque debió sospechar que podría ser este último un tipo de tumor a la vista del aumento de tamaño del mismo«.

También expone que la prescripción por parte de otro facultativo del fármaco actithiol «pudo ser desencadenante de la parada cardiorrespiratoria» causante de las secuelas que sufre el paciente, pues uno de los efectos es alteración electrocardiográfica y el aumento del intervalo de los movimientos del corazón. Por ello, el tribunal ha establecido la cuantía a través de una valoración de las secuelas «irreversibles y gravísimas por la mala praxis» generada en este caso para establecer la cuantía indemnizatoria.

El menor nació el día 16 de septiembre de 2010 y desde su nacimiento comenzó a llevar un seguimiento con revisiones periódicas en el Servicio de Pediatría y de Cardiología del un hospital madrileño en el que su cardióloga le valoró a los dos meses de vida, siendo diagnosticado de «Probable rabdomioma único ventricular derecho». En la revisión de los 3 meses se confirmó el diagnóstico, pero al no haber compromiso hemodinámico, se decidió no intervenir de esta lesión.

Luego, el 19 de noviembre, los padres llevaron al menor a las Urgencias por un catarro en el que se le administraron varios fármacos, incluido Actithiol. Dos días después, el recién nacido sufrió un desvanecimiento y no respondía a estímulos y parecía que no respiraba, por lo que volvieron de nuevo al hospital y en Urgencias entró en parada, donde se iniciaron técnicas de reanimación.

Con fecha 22 de marzo de 2013 le fue concedido al menor el ingreso en la Organización ONCE como afiliado permanente con una agudeza visual 0.000 en ambos ojos y en abril se le reconoció un grado total de discapacidad del 94 por ciento.

Fotos

Vídeos