La historia de superación de Violeta Costas, la youtuber granadina: «Dejé los tranquilizantes gracias al fitness»

«Mi canal y el fitness me han ayudado a acabar con la ansiedad que sufrí. Una mujer no tiene que tener miedo a ser fuerte», afirma la 'influencer', que cuenta con más de 170.000 suscriptores

ANA ÁVILA

Youtube se ha convertido en el medio más consumido en Internet durante los últimos años, además de ser una puerta abierta a los jóvenes que deciden compartir sus vidas, sus gustos, sus emociones, sus experiencias y su día a día. Este es el caso de Violeta Costas, una granadina nacida en Loja y graduada en Marketing y Diseño Gráfico, que hace dos años tomó la decisión de empezar a subir vídeos a Youtube para mostrar su rutina de entrenamiento.

A ella misma le sorprendió que alcanzar, en apenas ocho meses, los 100.000 seguidores: «Fue tan rápido que no sé cómo pasó». A día de hoy, acumula más de siete millones de visitas y casi 180 mil seguidores. Eso sí, nos cuenta que su abuela es su mayor fan: «está subscrita a su canal y no deja pasar la oportunidad de ver ni un solo vídeo».

Una historia de superación

La lojeña comenzó en YouTube y en el fitness buscando una nueva forma de vida, después de sufrir ansiedad durante tres años y tener serios problemas con el azúcar. Fue entonces cuando comenzó a sentir que necesitaba un cambio. Gracias al ejercicio físico, a su constancia y a sus ganas de crecer y superarse, Violeta consiguió dejar atrás la ansiedad. El desahogo que recibía con el deporte le permitió incluso dejar de tomar tranquilizantes.

«Muchas chicas se sienten identificadas conmigo, a diario recibo comentarios y correos de seguidoras que me cuentan su caso y sus problemas con la ansiedad o con la comida» violeta costas

Violeta cree que gran parte de su éxito y su rápido crecimiento se ha debido a esta experiencia: «Muchas chicas se sienten identificadas conmigo, a diario recibo comentarios y correos de seguidoras que me cuentan su caso y sus problemas con la ansiedad o con la comida». La joven ve en YouTube una forma de ayudar a otras chicas que sufren, lo que ella está orgullosa de haber logrado superar.

De acuerdo con Violeta, el secreto de su éxito se basa en que, en YouTube, la mayoría de canales están enfocados en cómo bajar de peso y quemar grasas, sin embargo, muchas otras chicas como ella buscan lo contrario: conseguir ganar peso, tener más piernas y más glúteos. «Este público quedaba un poco abandonado, y mi canal se centra en chicas delgaditas que quieren verse mejor, incluso hice un vídeo de cómo comer más», afirma la youtuber.

El exitoso proyecto de tienda online

El frenético crecimiento en redes sociales llevó a Violeta a embarcarse en un nuevo proyecto. La joven ha abierto su propia tienda online, llamada HardPeach, sus diseños ya se venden en toda Europa y pronto llegarán a México. En su web podemos encontrar recetas, ejercicios, tips, y lo más importante: una colección de artículos de papelería con diseños especiales para conseguir una buena organización y hacer más fácil llevar una vida saludable.

«A veces en el centro comercial me piden fotos o hasta en Mercadona, siento que a la gente le gusta lo que hago y me hace feliz» violeta costas

«Yo siempre supe que quería crear, esa fue una de las razones por las que quise estudiar Marketing. Al principio, era muy difícil llevar mi vida, el canal y el fitness; se me ocurrió que podía crear material, para ayudar a otras personas a hacer su organización más sencilla», explica Violeta.

Cómo ser youtuber en Granada

La joven nos cuenta que, aunque Granada es una ciudad pequeña, siente mucho el cariño de sus seguidoras: «A veces en el centro comercial me piden fotos o hasta en Mercadona, siento que a la gente le gusta lo que hago y me hace feliz».

«Es un trabajo duro, algunos vídeos de recetas me llevan hasta cuatro días, entre la preparación» VIOLETA COSTAS

La mayoría de youtubers se dedican por completo a la plataforma, pero eso no significa que puedan vivir de ellos. Violeta cuenta que no es tan fácil. En su caso, ahora mismo, aunque se dedica plenamente al canal y a su web no podría vivir de ello, a pesar de estar cerca de los 200.000 seguidores: «Es un trabajo duro, algunos vídeos de recetas me llevan hasta cuatro días, entre la preparación, la grabación y la edición. Youtube no me da para pagar la luz o el agua, ser youtuber es algo que te tiene que gustar y no hacerlo solo por dinero».

Fotos

Vídeos