Un ginecólogo de 30 años se quita la vida por exceso de trabajo

La Inspección de Trabajo reconoció el pasado 31 de julio que el médico llegó a trabajar hasta 208 horas extras, lo que derivó en problemas mentales que le arrastraron

EFE

Las autoridades niponas han establecido que el suicidio de un joven ginecólogo en 2015 se debió a los problemas psicológicos que le causaron sus largas jornadas laborales, en lo que supone una nueva muerte por exceso de trabajo en Japón, informaron los medios nipones.

La Inspección de Trabajo de Tokio reconoció el pasado 31 de julio que el médico, de unos 30 años, llegó a trabajar hasta 208 horas extras, lo que derivó en problemas mentales que le arrastraron a quitarse la vida, según ha hecho público la familia de la víctima a través de sus abogados.

A pesar de que el Gobierno nipón recomienda que las horas extras no excedan las 80 horas mensuales, los médicos están exentos de esta limitación

A pesar de que el Gobierno nipón recomienda que las horas extras no excedan las 80 horas mensuales, los médicos están exentos de esta limitación ya que por principio no pueden negarse a atender a un paciente.

El ginecólogo, que ejercía desde 2013 en un hospital de Tokio y cuya identidad no se ha hecho pública, trabajó entre 143 y 208 horas extras durante los seis meses previos a su suicidio el 12 de julio de 2015, reveló a los medios el abogado de su familia, Hiroshi Kawahito.

El joven médico libró solo cinco días en ese semestre, trabajó en el turno de noche una media de unas cuatro veces al mes y llegaba a hacer jornadas seguidas de más de 30 horas, según los datos aportados por la familia y recogidos por la agencia Kyodo.

"Nuestro hijo se derrumbó intentando cumplir con sus responsabilidades (...). A menos que las condiciones laborales mejoren, esta tragedia puede repetirse", dijeron los padres en un comunicado difundido por sus abogados.

Un panel de expertos del Ministerio de Salud comenzó este mes a revisar el asunto del exceso de horas extras por parte de los médicos después de que se desvelaran muertes similares en otros hospitales nipones.

Varios casos recientes en Japón han reavivado la inquietud en el país asiático sobre la salud laboral nacional y la consecuencia más extrema, el "karoshi" o muerte por exceso de trabajo.

El pasado octubre el Gobierno publicó un informe en respuesta a estos casos que mostraba que en Japón casi una cuarta parte de los empleados pueden llegar a superar el tope de 80 horas extra al mes estipuladas por la legislación del país.

La repercusión de los incidentes llevaron además al Ejecutivo a aprobar en diciembre un paquete de medidas de emergencia destinadas a prevenir nuevas muertes y a incrementar la vigilancia sobre las empresas para garantizar que cumplen el reglamento.

En 2015, más de 2.159 personas se suicidaron en Japón por causas relacionadas con el trabajo -675 de ellas por cansancio-, según el Ministerio nipón de trabajo.

Temas

Japon, Tokio

Fotos

Vídeos