El genial perro sordo que ha aprendido la lengua de signos

La dueña asegura que ella no nota ninguna diferencia entre Ivor y una mascota que sí pueda oír