La extraña muerte de dos amigos tras una gran cena

La extraña muerte de dos amigos tras una gran cena

Una vecina se alarmó al no verles salir de casa

IDEAL.ES

Olivier Boudin y Lucien Perot, dos hombres franceses de 38 y 69 años, han sido hallados muertos en la terraza de su casa, tras ingerir una copiosa cena con queso camembert, un asado y alubias enlatadas, regado con un vino de la mejor calidad.

Tal y como recoge Le Parisien, una vecina del pueblo de Authon-du-Perche les vio en la terraza y pensó que estaban durmiendo. Sin embargo, tras pasar varias horas y verles en la misma posición, decidió llamar a la Policía.

Las autoridades han revelado que en la garganta de Lucien Perot encontraron un trozo de carne, lo que le causó la asfixia. Su amigo Oliver sufrió un infarto justo después.

Lucien se atragantó con un trozo de filete cuando, pese a que tenía la dentadura en muy mal estado, intentó tragarse un pedazo de carne de 44 gramos. Su nivel de alcohol en la sangre era de 2,45 gramos por litro.

Olivier, aunque era mucho más joven, sufría cardiomegalia, un aumento anormal del corazón que lo hacía mucho más frágil. Todo apunta a que no logró superar el shock de ver cómo su amigo se ahogaba hasta la muerte.

Fotos

Vídeos