¿Es España en verdad un país rico? 12,9 millones de personas viven en riesgo de pobreza

¿Es España en verdad un país rico? 12,9 millones de personas viven en riesgo de pobreza

La economía crece, aumentan los millonarios y tres cuartas partes de los españoles están en el selecto club del 20% con más riqueza del mundo. Pero, ¿realmente somos un país rico?

SUSANA ZAMORA

Luis no puede presumir de una economía holgada. Ni siquiera de una cuenta corriente boyante. Los escasos mil euros de nómina no se lo permiten; apenas tiene ahorros, pese a que no tiene una hipoteca que pagar porque vive en una casa en propiedad de unos 60 metros cuadrados que heredó de sus padres (valorada en 75.000 euros) en uno de los barrios más modestos de su ciudad. Nadie diría que rezuma fortuna, salvo si se atiende a la riqueza media por adulto en el mundo, que el octavo informe de la Riqueza Mundial 2017, elaborado por el Credit Suisse Research Institute, sitúa en los 56.541 dólares (unos 45.300 euros), incluyendo cuentas corrientes y ladrillo. Significa que si se repartiera toda la riqueza del planeta a partes iguales entre los cerca de 7.500 millones de habitantes tocaría a esa cantidad. Es tan reducida que la mayoría de los españoles como Luis la supera con creces (básicamente porque tienen un piso en propiedad) y hasta se cuelan entre los más acaudalados del mundo con tener un mínimo de patrimonio a su nombre.

Concretamente, para estar entre el 10% más pudiente del mundo una persona necesita una riqueza neta de 61.552 euros y Credit Suisse sitúa la riqueza media de los españoles en los 103.929 euros (la del 70% de la población mundial no alcanza ni los 8.500 euros). De acuerdo con esa estimación, las tres cuartas partes de los españoles estarían en las dos franjas más altas de la distribución de la riqueza mundial, lo que supone estar en el selecto club del 20% más rico de la tierra. Pero todo es relativo. «En realidad, no disfrutamos de esa privilegiada posición porque estemos especialmente bien, sino porque la mayoría de los países con los que nos comparamos cargan con la población más pobre del planeta. Además, en este informe donde la riqueza patrimonial, junto con la financiera, es clave a la hora de computar, España tiene que obtener un buen puesto necesariamente, dada nuestra obsesión por tener una vivienda en propiedad», resalta Antonio García Lizana, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga.

Los datos

El IDH de España

Dice Juan de Dios Jiménez, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Granada, que el Índice de Desarrollo Humano (IDH), radiografía «bastante bien» el nivel de desarrollo de un país, a partir de nivel sanitario, educativo y PIB per cápita. De acuerdo con los datos que registra la ONU entre 193 países, el IDH español es de 27. Se sitúa así en la mitad de la tabla, entre los estados con IDH muy alto. «Sin duda, es un indicador más de que España está entre los más desarrollados».

103.929 euros es la riqueza media de los españoles, según el octavo informe de la Riqueza Mundial 2017 elaborado por el Credit Suisse Research Institute. Es más del doble de la riqueza media mundial, que son 45.343 euros.

Pobres en España

Un total de 12,9 millones de personas, casi un 28% de la población, vive en riesgo de pobreza y exclusión social, según el último informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES), presentado el pasado año.

428.000

es el número de millonarios (un millón de dólares) en España en 2017, un 15,6% más que el año anterior. La cifra no ha dejado de crecer durante la gran recesión; es más, ha aumentado un 50% en esta última década.

Con respecto a Europa, los españoles ocupan el noveno lugar por riqueza media entre los 19 miembros de la eurozona, liderados por Bélgica y Francia, mientras que Eslovaquia y Lituania reflejan los niveles más bajos.

La riqueza en el mundo no ha dejado de crecer en esta última década. Ajena a las crisis económica, alcanzó el pasado año los 238 billones de euros, un 27% más que en 2007, debido en gran parte a las «importantes ganancias» en los mercados bursátiles y las subidas en los activos no financieros, que volvieron a situarse en los niveles previos a la recesión, según refleja el informe. «España se ha beneficiado de una reestructuración inmobiliaria y bancaria y su nivel de crecimiento está superando todas las expectativas», asegura a este periódico Michael O’Sullivan, director de inversiones (CIO) de Credit Suisse banca privada.

A los datos de riqueza en España, se une el imparable crecimiento de su economía en estos últimos tres años. Con un PIB de 1,2 billones de euros, puede presumir de ser la quinta mayor economía de los 28 países de la UE y la decimocuarta en el ranking de potencias económicas del mundo. Además, los millonarios españoles, aquellos con más de un millón de dólares (800.728 euros), escalan posiciones y no han dejado de hacerlo ni siquiera durante la recesión. Hay un 50% más que hace una década, según el último informe de riqueza elaborado por la consultora Capgemini. 2017 se cerró con 428.000, lo que supone un 15% más en tan solo un año.

Los 200 españoles más ricos, con Amancio Ortega (Inditex) y Juan Roig (Mercadona) como principales embajadores, concentran casi 250.000 millones (96.350 más que hace cinco años). Otros 180.000 ciudadanos declaran un patrimonio superior a los 700.000 euros y entre ellos, 540 contribuyentes admiten ante la Agencia Tributaria que poseen más de 30 millones. España se sitúa así en la duodécima posición del total de países con las fortunas más grandes del mundo, justo detrás de Suiza y Corea, que cuentan con 594.000 y 686.000 personas millonarias, pero por delante de grandes países con una población mucho más abultada, como Rusia, México, Argentina o Brasil.

Estos nuevos ricos han convertido a España en el país europeo donde más aumentó proporcionalmente el número de grandes fortunas. Pero todos estos indicadores económicos favorables, que contrastan con los más de 3,4 millones de desempleados, el aumento de la precariedad laboral y la creciente brecha entre los más pudientes y aquellos con menos recursos, ¿son suficientes para considerar a España un país rico?

No todo es el PIB

Ningún experto duda de su potencial económico, «pero decir que la economía va bien solo atendiendo al PIB es tergiversar la realidad; hay indicadores que miden el grado de bienestar y no se tienen en cuenta. En desempleo, tasas de pobreza y niveles de desigualdad estamos a la cola de Europa», denuncia Juan Jimeno, miembro de Economistas Sin Fronteras. «La clase media es la que más ha sufrido los efectos de la crisis y la que ha cedido posiciones a favor de la población en riesgo de exclusión», lamenta Jimeno. Un estudio publicado en 2016 por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas alertó de esa situación: cerca de tres millones de personas se habían desplazado de la zona central a la parte baja de la distribución de la renta.

La economía española ha logrado recuperar las cotas de actividad previas a la crisis. Pero no para todos igual. La desigualdad es un problema y, en un informe reciente, la Comisión Europea sitúa a España en la peor posición, junto a Bulgaria, Grecia y Lituania. «La desigualdad entre el 20% más rico y el 20% más pobre es una de las más elevadas de la UE», alerta Bruselas. El índice de Gini (indicador de referencia para medir la desigualdad) está también «entre los más altos de Europa». Con respecto a los datos de pobreza, que según el indicador Arope roza los 13 millones de personas, se han reducido ligeramente, pero Bruselas ha recriminado a España el mínimo impacto de sus políticas sociales para minimizarla.

Para Juan Jimeno, el país se encamina hacia un modelo dual y polarizado, donde hay una parte de la población que cada vez gana más y paga menos impuestos y, otra, que tiene empleos precarios, bajos sueldos y soporta gran parte de la carga fiscal. Por eso se están incrementando los beneficios de unos pocos a costa de la pobreza de la gran mayoría», sentencia.

Para Oxfam Intermón, que la pasada semana presentó su informe ‘Premiar el trabajo, no la riqueza’, coincidiendo con el Foro Mundial de Davos, gran parte de la culpa del incremento de esta desigualdad económica en España la tiene el desigual reparto de las ganancias de la actividad económica y del peso de los salarios que han caído cuatro puntos en la distribución del PIB. «Mientras que la remuneración de los trabajadores no ha recuperado todavía los niveles de 2009, los beneficios empresariales lo hicieron dos años antes y se situaron, en el segundo trimestre de 2017, un 8,3% por encima de lo registrado en el primer trimestre de 2009».

El documento ofrece otros datos demoledores: solo 42 personas en el mundo tienen la misma riqueza que los 3.700 millones más pobres; y, en España, el 10% más rico de la población concentra más de la mitad de la riqueza total. «Tenemos un modelo económico que ahonda en la desigualdad y que solo se puede corregir con salarios dignos, un sistema fiscal progresivo y un aumento del gasto público que beneficie a los más vulnerables. Actualmente, un 13% de los españoles con trabajo están en situación de riesgo de exclusión social y pobreza. Tienen unos ingresos, pero no les permiten irse de vacaciones, ni poner la calefacción, ni llevar a sus hijos a clases de refuerzo. Son pobres con trabajo. Tener hoy un empleo no es garantía para salir de la pobreza y eso es muy alarmante», denuncia Íñigo Macías, coordinador de investigación de Oxfam Intermón y coautor del informe.

¿Y cómo es posible que siga creciendo la economía española con unas cifras de desigualdad tan grandes? Investigaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) han demostrado que elevados niveles de desigualdad pueden beneficiar al crecimiento, pues motivan a los ciudadanos. «Pero ese efecto tiene un límite; lo hemos sobrepasado tanto que la mayoría piensa que por más que trabaje, jamás obtendrá más ingresos», lamenta Macías. Considera «desolador» que buena parte de los trabajadores crean «imposible» o «muy difícil» que sus ingresos aumenten aun cuando trabajen duro para intentar conseguirlo.

Fotos

Vídeos