El escalofrío de subirte a la tirolina más grande del mundo

El escalofrío de subirte a la tirolina más grande del mundo
EFE

«Cuando estés enganchado en posición horizontal te sentirás como un superhéroe»

FERNAND MIÑANA

Cuando un rascacielos se inaugura como el más alto del mundo ya se sabe cuál le desbancará al cabo de pocos meses –o días– porque está en construcción uno mayor. Algo parecido está sucediendo en la carrera por poseer la tirolina más larga del planeta, que apenas le ha durado un año a Puerto Rico. El viernes se inauguró en Ras al Jaima, en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), una atracción sin rival ahora mismo, con sus 2.830 metros de cable extendidos desde el monte Jebel Jais, el pico más alto del país (1.934 metros).

El vuelo sobre las montañas dura dos minutos y veinte segundos inolvidables en los que pueden llegar a alcanzarse los 150 km/h. La empresa costarricense Toro Verde, que también había construido la de Puerto Rico, se ha superado en tiempo récord, trabajando a un ritmo tan vertiginoso como las sensaciones que ofrece. El precio de esta experiencia es de 142 euros y los únicos requisitos son medir más de 1,20 metros y pesar entre 45 y 150 kilos. Tampoco está de más tener un corazón a prueba de sobresaltos.

En datos

6 toneladas pesa el cable de 2.830 metros de longitud que se extiende desde el pico Jebel Jais hasta una plataforma transparente suspendida en el aire, desde la que sale un segundo cable de 970 metros que desciende hasta la parte baja de la montaña. La tirolina dispone de dos líneas en paralelo para poder disfrutar de la experiencia junto a un acompañante.

Fotos

Vídeos