8 errores que cometes cuando cocinas arroz y debes rectificar

Tanto si lo que queremos es preparar un arroz seco, como un risotto, un arroz meloso o un arroz caldoso, hay aspectos que debemos tener en cuenta

IDEAL.ES

El arroz es uno de los alimentos más difíciles de preparar, ya que, si no se cocina bien, puede quedar duro, pasado, pastoso o apelmazado. Tanto si lo que queremos es preparar un arroz seco, como un risotto, un arroz meloso o un arroz caldoso, debemos tener en cuenta 8 errores que muchas personas cometen y que provocan que el arroz nunca les quede bien.

1. ¿Ollas o sartenes? Para cada tipo de arroz debemos escoger las herramientas adecuadas. Si queremos cocinar una paella escogeremos una sarten con poca altura o una tradicional paellera. Para los risottos o arroces caldosos, lo adecuado será una olla o sartén de altura media.

2. Lavar siempre el arroz. Aunque para algunas recetas, como el arroz del sushi, es necesario lavar muy bien el producto para eliminar el almidón, lo cierto es que lavarlo a conciencia puede dar malos resultados.

3. Tiempos de ebullición. En muchas recetas debemos llevar el arroz a ebullición para después bajar al mínimo y dejar que cueza lentamente. Esto es algo muy fácil de conseguir en los fuegos tradicionales, pero en las vitrocerámicas, que guardan muy bien el calor, el proceso puede no dar buenos resultados. Por ello, es recomendable cambiar a otro fuego a la hora de poner a cocer lentamente.

4. El tipo de arroz. Cada receta tiene un tipo de arroz ideal y no saldrá bien si no se utiliza el adecuado. De esta forma, nunca haremos risotto con arroz basmati, ni paella con arroz de sushi.

5. Edad del arroz. Aunque un arroz esté caducado no signifique que no se pueda consumir, lo cierto es que el plato quedará mucho más reseco y la receta requerirá mucho más líquido de lo habitual.

6. Recalentar de forma inadecuada. Algunos tipos de arroz se deben consumir en el momento de ser cocinados, puesto que después cambia su consistencia y su textura. Otros, como el arroz blanco, se pueden reservar y utilizar más tarde. Eso sí, siempre que se caliente y se saltee en una sartén y no en el microondas.

7. Sobras de un día para otro. Aunque podemos aprovechar los restos para preparar otras recetas, guardar un plato de arroz caldoso de un día para otro hará que los granos se abran y no estén igual que recién hechos.

8. Dejar reposar. Es necesario que dejemos 5 minutos entre que apagamos el fuego y servimos los platos, para que los granos se suelten.

Temas

Salud

Fotos

Vídeos