Los 8 errores que cometemos a la hora de cocinar huevos

Conseguir el cocinado perfecto de este alimento, no es tan sencillo como parece

IDEAL.ES

"No sabe ni freír un huevo frito", es una expresión muy común en España y en el siguiente artículo vamos a desmitificarlo. Lo vamos a hacer porque aunque parezca tan sencillo como la cultura popular asegura, lo cierto es que todo tiene su proceso y que conviene no saltárselo. Analizamos los 8 errores más comunes cocinando cada tipo de huevo, dos por cada uno de ellos.

Huevos fritos

Para este tipo de huevos hay que tener en cuenta dos cuestiones básicas. Hay que usar bastante aceite para que el huevo se fría homogéneamente y la yema no se quede cruda. Y en segundo lugar hay que usar una no sea sartén vieja pues la mayoría de ellas han perdido la condición antiadherente.

Huevos cocidos

Los huevos cocidos se han cocer de un modo concreto. A la hora de echarlos en la olla, no hay que hacerlo cuando el agua ya está hirviendo, al revés, hay que echarlos cuando está empezando a calentarse. A su vez es importante para pelarlos y no romperlos hay que esperar hasta que se enfríen una vez cocidos.

Huevos revueltos

Para empezar olvídate de romper los huevos en la sartén. Esto nunca debe pasar porque acabamos con el sabor que puedan tener. Y para seguir es clave que no cocinemos los huevos revueltos a fuego alto sino medio-bajo para que su sabor se afiance.

Huevos escalfados

No se deben poner los huevos directamente en el agua sino que es recomendable romperlos antes en un pequeño recipiente para que mantenga ciertas propiedades de sabor y textura. Y olvídate de echarle sal al agua, si lo haces provocas que la yema no se coagule correctamente.

Fotos

Vídeos