La violencia arraiga en las aulas

Un grupo de alumnos, durante una clase. / Reuters

El 90% de los profesores convive con peleas, insultos y amenazas, según un estudio de CSIF, que denuncia la falta de apoyo de la Administración a los docentes

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

La violencia en las aulas se ha convertido en una triste rutina para la mayoría de los profesores. Nueve de cada diez docentes convive con ella a diario, según un estudio del sindicato CSIF, que ha analizado 2.000 cuestionarios realizados a maestros de todas las comunidades. El sindicato alerta sobre una situación que está convirtiendo en un infierno la labor de educar en los colegios y que ya no se limita a Secundaria, sino que también ocurre entre los más pequeños, en Primaria.

Así, el 30% de los profesores considera que acudir a su puesto de trabajo no es agradable, el 17% cree que su relación con los alumnos es mala, el 32% asegura que la disciplina en los centros es insuficiente y el 55% opina que existen niveles "normales" o "altos" de violencia en las clases. Este dato es uno de los que más preocupa al presidente del Sector Nacional de Educación de CSIF, Mario Gutiérrez. "Estamos comprobando que los profesores empiezan a asimilar que algunos niveles de violencia son calificados como 'normales', cuando la violencia nunca es normal", revela.

Más información

Los grandes casos sí trascienden (padres o alumnos que agreden físicamente a los profesores y el más extremo, el suicidio de algún escolar cuando sucede), pero la violencia soterrada continúa siendo un tabú del que pocas veces se habla fuera de los círculos educativos. Peleas, insultos y vejaciones entre compañeros, vandalismo, destrozo del material escolar, acoso psicológico, actitudes racistas y sexistas y enfrentamientos a través de las redes sociales, como Whatsapp, son el pan de cada día de los profesores españoles. "Los alumnos y los padres que ocasionan problemas son una minoría, pero pueden convertir el ambiente de una clase en irrespirable", cuenta María Victoria Pizarro, asesora de CSIF.

Por ejemplo, pasar lista, una tarea importante pero sencilla, puede llevar diez minutos si los alumnos no se comportan de manera correcta. Durante las explicaciones, los profesores son interrumpidos constantemente, lo que les hace perder el hilo. Y en ese difícil clima, los escolares que quieren participar lo tienen difícil porque temen ser objetos de burla por parte de sus compañeros. "Los adolescentes tienen muchos complejos", recuerda Pizarro.

Dotar a los profesores de mayor autoridad

A juicio de los representantes de CSIF, la solución pasa por dotar a los profesores de una mayor autoridad. "Un maestro no tiene la capacidad de echar a un alumno del aula. Antes hay que abrir un expediente", afirma Gutiérrez, que pone el foco en las direcciones de los centros escolares, que en su opinión, tratan de escurrir el bulto cuando aparece un conflicto. "En muchas ocasiones, los profesores no se sienten respaldados por los directores, que son los representantes de la Administración en el centro, y como sabemos, la Administración no quiere que los casos de acoso salgan a la luz pública", asevera.

Un acoso que se inicia cada vez antes. Mario Gutiérrez desvela que el 'bullying' en las redes sociales comienza con ocho, nueve y diez años, "cuando los alumnos hacen la Primera Comunión y reciben como regalo un teléfono móvil". "Y lo que todos desconocemos es que según el Código Penal, los niños no pueden tener redes sociales hasta los 14 años", subraya.

En este contexto, la aprobación de un Estatuto del Docente se convierte en la prioridad. "Sin ello, el Pacto por la Educación que se está negociando no tendría sentido", insiste Gutiérrez. Porque ¿qué hacer cuando los alumnos sacan sus móviles en las aulas? "Nadie le dice al profesor cómo debe actuar. Nos gustaría que nos sentáramos a hablar para llegar a un acuerdo que clarifique este tipo de situaciones", apunta el presidente del Sector Nacional de Educación de CSIF, sindicato que pondrá en marcha un gabinete psicológico especializado para asesorar, prevenir y tratar la violencia.

Fotos

Vídeos