Ideal

El Ministerio duplicará los fondos contra el fracaso escolar y las ayudas para libros

Niño pierde la concentración mientras hace los deberes.
Niño pierde la concentración mientras hace los deberes. / ARCHIVO
  • Ciudadanos logra 30 millones para reducir el abandono educativo, pero se queda en la mitad de lo pactado por Rivera y Rajoy en la investidura

El Ministerio de Educación va a duplicar este año los fondos destinados a reforzar en todas las autonomías los programas de lucha contra el fracaso escolar y las ayudas para facilitar la compra de libros y material escolar a las familias más desfavorecidas.

La subida se debe a las presiones de Ciudadanos para que el Ejecutivo cumpla con urgencia varios de los 150 compromisos que Albert Rivera obtuvo por escrito del PP en agosto pasado a cambio de su apoyo a la investidura de Mariano Rajoy.

Toni Roldán, portavoz adjunto de Ciudadanos, anunció que el miércoles cerraron un compromiso con el secretario de Estado de Presupuestos para que los fondos destinados en 2017 a los programas de lucha contra el fracaso escolar se elevasen a 30 millones de euros, cuando la previsión actual era de 13,5. De igual manera, ambas partes acordaron que la partida estatal de ayuda a la compra de libros de texto, que muchas comunidades complementan con sus propios fondos, sea de 50 millones de euros, frente a los 24 previstos. Roldán aseguró que ambos acuerdos están blindados, porque el secretario de Estado se comprometió a dotar las dos partidas con estos recursos «haya o no al final Presupuestos».

Pese a la mejora, el dinero que el Ministerio destinará este año para reducir el número de repetidores y el de los que dejan los estudios de forma temprana será la mitad de lo acordado en el pacto entre Rajoy y Rivera, que preveía una dotación en 2017 de 60 millones e inversiones de 500 millones anuales en los tres ejercicios sucesivos. Sobre los próximos años no hay nada concreto en el pacto del miércoles, solo el compromiso del Ejecutivo con la formación naranja de que, una vez salvado el gran ajuste fiscal que la UE exige este año, estarán en condiciones de ser más generosos.

En cualquier caso, las cantidades que el Gobierno destinará este curso a la detección temprana del retraso escolar y a la ayuda a los niños y jóvenes con mayores dificultades de aprendizaje es simbólico si se tiene en cuenta que España encabeza las ratios de fracaso de los sistemas educativos europeos y de los países de la OCDE. Los jóvenes que no vuelven a estudiar tras superar la edad de escolarización obligatoria son el 19 %, casi el doble de la media europea, y, además, la mitad de ellos no llega ni a titularse en ESO.

De igual manera, España, con un 30 %, es el segundo país europeo con más alumnos que han repetido al menos un curso de Primaria o Secundaria, solo superado por Bélgica. Su tasa de repetidores duplica de calle la media de los países de la OCDE, que es del 13 %. Pero el problema es aún mayor en los centros con un alto porcentaje de hijos de familias desfavorecidas, a los que se destinan de manera fundamental estos programas de acompañamiento y refuerzo. Si se toma solo como muestra el 25 % del alumnado con menos recursos, el porcentaje de repetidores se eleva al 50 %.

Lo que no está aún confirmado es si el Ministerio aceptará el formato de programa contra el fracaso escolar que le propone Ciudadanos, punto que aún está en fase de negociación. El partido quiere que los recursos no se repartan por cuotas a las comunidades sino a través de un concurso abierto al que podrán presentar programas de actuación, a poder ser innovadores, tanto las instituciones autonómicas y locales, como las ONG, los emprendedores educativos o las redes de centros. Se asignarán los recursos a los mejores y los que prueben su eficacia se extenderán luego a otros centros.