Ideal

El sistema universitario gestiona 1.900 millones de euros menos que en 2009

Prueba de Selectividad.
Prueba de Selectividad. / Archivo
  • Un informe de la Fundación CyD reclama reforzar la educación superior en España, que alertan de que se enfrenta al riesgo de encadenar una década perdida

Desde 2009, el sistema universitario público español ha acumulado descensos en sus ingresos de casi un 18%, según el último informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CyD) sobre la contribución de la educación superior a la economía española. Un fenómeno al que se suma una pérdida de más de 100.000 estudiantes y también de caídas significativas en las cifras de docentes e investigadores contratados.

El impacto de la crisis sobre la universidad española, afirman desde CyD, es tan grave que si no se le pone remedio pronto podrá hablarse de una "década perdida" pese a la importancia de la educación superior en la economía española. Los graduados no solo son los jóvenes que mejor se incorporan al mercado laboral, sino también los que acceden a trabajos más cualificados y de mayor productividad.

Mientras que en el informe del año anterior, desde CyD auguraban un cambio a mejor en la financiación del sistema universitario –puesto que la crisis económica amainaba y la economía crecía–, en el presentado este lunes en Madrid afirman que se equivocaron. Los campus, destacan, no han notado la recuperación ni han recibido ingresos adicionales.

Según Francesc Solé, vicepresidente de la Fundación CyD, las universidades "han hecho un esfuerzo digno de resaltar" durante los años de recortes. Pese a la situación financiera desfavorable han mantenido la producción científica e incluso han mejorado el número de patentes presentadas. Sin embargo, reclama un "golpe de timón" a las administraciones para que vuelvan a financiar el sistema de educación superior como corresponde. Según sus cálculos, si se hubiese mantenido la tendencia previa a la crisis, en vez de perder 1.900 millones de euros, ahora contarían con 6.000 millones más.

"La universidad española se aleja de la europea", ha recalcado Solé, que afirma que para corregir este fenómeno hace falta "aumentar los ecosistemas y rebajar la barreras legislativas para que las universidades pongan el dinero donde toca".

El descenso en la financiación pública se ha compensado solo parcialmente por un aumento de los costes de matrícula que autorizó el Gobierno en 2012 y que las comunidades autónomas han aplicado de forma irregular. Mientras que en algunas como Andalucía o Galicia el coste de ir a la universidad ha variado poco o nada, en otras como Madrid o Cataluña se ha disparado y pueden llegar a costar el triple. Este fenómeno, recalcan desde CyD, es el que ha podido disparar la pérdida de alumnos en los campus, aunque el Ejecutivo lo ha achacado a menudo a la distribución por edades de la población española.

"Todavía faltan tres años para que concluya la década y aspiramos a no tener que decirlo", ha insistido Solé, en alusión a la posible década perdida del sistema universitario español. "Pero la situación no acompaña porque las universidades dependen de las comunidades autónomas y no es probable que en los presupuestos de 2017 haya cambios importantes".

.