Así puedes hacer tu propio iluminador con sombras de ojos

Así puedes hacer tu propio iluminador con sombras de ojos

El mismo aportará luz a algunas zonas de tu rostro para hacerlas destacar con respecto a otras

FRAN JUSTICIA

Si eres adicta al maquillaje y al cuidado estético sabrás que conseguir todos los productos que necesitas para lucir un cutis perfecto puede dejarte en la ruina económica, y no solo porque algunos productos sean relativamente caros, sino porque son tantos que cuando crees que ya los tienes todos, te percatas de que no es así, y es que ha salido al mercado un artículo última generación que necesitas sí o sí. Afortunadamente internet y especialmente, YouTube, nos ha dejado cientos de tutoriales DIY (Do It Yourself) gracias a los que podemos elaborar nuestros propios productos de maquillaje, por ejemplo, el iluminador.

El iluminador es un cosmético que se encargará de aportar luz y dar vitalidad a algunas zonas de tu rostro para hacerlas destacar con respecto a otras, de ahí que no se deba aplicar sobre ojeras o granos, puesto que no debe confundirse con un corrector de imperfecciones. Este producto no es precisamente barato y por ello hoy te vamos a dar con lujo de detalles algunos tips para elaborarlo tú misma desde casa, pero si el resultado no te convence no olvides que dispones de los descuentos en iluminadores de Descuentos Ideal para conseguir el tuyo al mejor precio. ¡Toma nota!

¿Qué voy a necesitar?

Es muy importante que cuentes con cada uno de los artículos que formarán parte de nuestro iluminador casero, así que apunta en una hoja estos cinco elementos:

- Alcohol

- Crema hidratante

- Sombra de ojos, preferiblemente en tonos similares a los que querrías lucir con tu iluminador.

- Recipiente de polvo o rubor

- Palito de naranjo, similar al que utilizas para limpiar las uñas

¿Cómo lo hago?

Para elaborar tu propio iluminador casero tendrás que seguir algunos pasos detenidamente.

En primer lugar, debes triturar las sombras que has elegido para que sean parte de tu iluminador casero. Para ello, haz uso del palito de naranjo.

Una vez que hayas triturado las sombras, mezcla el resultado con un poco de crema hidratante hasta que te quede una masa pastosa.

Tras ello, vierte una mínima cantidad de alcohol sobre la mezcla. Ojo, ten mucho cuidado con el alcohol, ya que si echas demasiado puedes hacer que tu iluminador sea muy líquido, haciéndolo inservible.

Finalmente, limpia tus manos y haz uso de una bolsa para moldear el resultado en el recipiente escogido. Una vez que le hayas dado forma tendrás tu iluminador nuevo listo para ser utilizado.

Fácil, ¿no? Ahora sigue todos los pasos y recuerda, cuando escojas tus sombras ten presente el tono que quieres lucir en tu rostro, si prefieres tonos fríos decántate por plateado o blanco, mientras que si buscas un aspecto cálido, escoge tonos pastel y nude.

Esta ‘receta’ es apta para todas las pieles, pero en el caso de las dermis más sensibles puede llegar a causar irritación a consecuencia de su alto contenido de alcohol, por lo que tenlo en cuenta y consulta antes a un dermatólogo. ¡Ya queremos ver vuestros resultados!

Temas

Moda

Fotos

Vídeos