¿Es legal instalar una cámara de seguridad en tu coche?

¿Es legal instalar una cámara de seguridad en tu coche?

Cada vez más personas instalan este tipo de accesorios en sus vehículos pero su posición en el sistema legislativo español no está clara

FRAN JUSTICIA

En plena operación salida de la primera quincena de agosto las carreteras se llenan en estos momentos de miles y miles de traslados, por lo que la Dirección General de Tráfico (DGT) permanece alerta para actuar ante cualquier accidente que pueda ocurrir en las próximas horas. De esos miles de conductores que circularán hacia su destino vacacional en estos días seguro que bastantes de ellos se han planteado instalar una DashCam, o como también se la conoce, una cámara de seguridad en el interior del vehículo o cámara on board, y es que en los últimos años cada vez más personas han optado por instalar este tipo de accesorios en sus vehículos, lo que ha abaratado su coste, el cual puede ser aún más bajo si te beneficias de los cupones de descuentos en cámaras de seguridad para vehículos de Descuentos Ideal.

¿El motivo? No es uno solo, sino varios, desde aquellos que deciden hacerse con una para controlar la seguridad de los pequeños que van a bordo del automóvil, hasta los que prefieren llevarla para en caso de accidente tener pruebas de quién realmente tuvo la culpa en el mismo, denunciando así con material audiovisual las imprudencias de otros conductores.

La realidad es que útiles son desde luego, pero, ¿hasta qué punto son legales? Con estas cámaras grabamos la vía pública sin permiso de los demás, ¿podemos utilizar esas imágenes en un juicio o denuncia? Son muchos los interrogantes que hay acerca de estos aparatos que cada vez tienen más éxito, pero no te preocupes, ya que vamos a intentar aclararlo todo, ¡sigue leyendo!

¿Es legal?

Responder a esta pregunta es muy difícil, puesto que no se puede responder afirmando, ya que no hay nada confirmado. Por regla general, y según el pronunciamiento de la Agencia de Protección de Datos (AEPD) en varios casos de este tipo, no, no es legal, ya que estaríamos grabando imágenes de la vía pública y por ende imágenes de terceros sin su consentimiento. Ojo, este planteamiento se distanciaría de la mera grabación personal que hacemos en la calle grabando por ejemplo a nuestro hijo montando en bicicleta, ya que si instalas una cámara de seguridad para grabar las imprudencias de otros, estarías captando sus imágenes porque ese es tu fin concreto, utilizar esas imágenes fuera del ámbito privado.

Pese a ello, el sistema legislativo español avanza de forma tan lenta que aún no hay ninguna norma que recoja el uso de este tipo de aparatos, por lo que tampoco está prohibido su uso. Como la AEPD tampoco tiene publicado un criterio oficial, hay que tener siempre en cuenta que en caso de ser una grabación personal que no va a trascender de nuestro ámbito privado, es decir, ni vamos a utilizarla como prueba ante una denuncia ni la vamos a subir a internet, en ese caso la DashCam sí podría presuntamente ser utilizada.

En cambio, si hacemos un uso de esta cámara a modo de vídeo vigilancia y utilizamos el material fuera de nuestro ámbito privado, este debe respetar la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), es decir, las personas que aparezcan en dichas imágenes deben haber expresado su consentimiento a ser grabadas, algo bastante difícil de conseguir si vas a denunciarles.

¿Puedes utilizar el material en un juicio?

Probablemente y atendiendo a la LOPD no, ya que aunque en ninguna ley se prohíbe el uso de este tipo de cámaras, estás vulnerando esta ley al captar imágenes de terceras personas sin su consentimiento, por lo que es muy probable que declaren nula la prueba.

En resumen, estas cámaras ni están prohibidas ni están permitidas. Puedes instalarlas en tu coche para grabaciones domésticas y personales, por ejemplo controlar la seguridad de tus pequeños, pero si utilizas la cámara con un fin concreto de grabar a terceras personas sin su consentimiento para denunciarles posteriormente, ese material estaría trascendiendo el ámbito privado y probablemente violaría algunos aspectos de la LOPD, cometiendo un acto por ende ilegal. El marco normativo acerca de las mismas es por tanto muy confuso, por lo que de momento las cámaras de seguridad para coches se encuentran en un limbo entre lo legal y lo ilegal.

Fotos

Vídeos