Consejos útiles para forrar los libros de texto de tu hijo

Numerosos padres y madres deberán hacer frente a esta tediosa tarea con motivo de la ‘vuelta al cole’ de sus pequeños

FRAN JUSTICIA

Este lunes 11 de septiembre se reincorporarán a las clases la mayoría de estudiantes, algo que sin duda marca el final del verano. Sin embargo, durante los días previos a esta jornada, el trabajo lo tienen los progenitores de los pequeños, ya que no solo deben adquirir todos los materiales que necesitan sus hijos, algo que puede salirles más barato beneficiándose de los descuentos en vuelta al cole de Descuentos Ideal, sino que además deben llevar a cabo algunas tareas que para qué nos vamos a engañar, divertidas precisamente lo que se dice divertidas no son, como por ejemplo poner el nombre en las etiquetas que pegaremos en sus materiales, lavar y planchar los uniformes y claro, forrar los libros de texto para que les duren más tiempo. Te sientes identificado, ¿verdad?

Si eres todo un manitas probablemente terminarás rápido de forrar los libros de texto de tus hijos, pero si al igual que la mayoría te haces un auténtico lío con el forro, las tijeras y el celo, enhorabuena, hoy estás de suerte, puesto que a continuación te ofrecemos algunos consejos para que no te tires toda la noche sin dormir forrando los libros de tu peque. ¡Toma nota!

1. Organización

En primer lugar, te recomendamos que dispongas de una mesa amplia y que esté totalmente vacía, ya que la organización es fundamental para llevar a cabo con eficacia esta tarea. En ella ve colocando conforme lo necesites todos los materiales que utilizarás, es decir, tijeras, celo, forro de plástico fino, libros, etiquetas para el nombre, cola…

2. Medir antes de cortar

Si no quieres malgastar una gran cantidad de forro, te recomendamos que previamente coloques el mismo sobre el libro y midas cada uno de sus lados, dejando tanto por los laterales como por la parte superior unos 3 cm sobrantes.

3. Doblar y pegar

¿Te acuerdas de esos 3 cm que nos sobraban? Ahora es el momento de doblar los laterales hacia adentro y pegarlos con un trozo de celo hacia aproximadamente la mitad.

4. Adáptalo a la cubierta

Para el siguiente paso, cierra el libro y corta el forro partiendo de un extremo del lomo, trazando un ángulo de unos 45 grados, así se adaptará a la cubierta y no sobresaldrá. Cuando hayas hecho los dos cortes en la parte superior y en la parte inferior, te quedará un trozo de forro sujeto solamente por el borde del lomo, córtalo a ras del mismo.

5. Une las lengüetas

Tras realizar los cortes dispondrás de cuatro lengüetas, dos superiores y dos inferiores. Ahora deberás tomar la esquina de la parte sin cortar y llevarla hacia arriba, hasta tocar con el borde de la tapa. Después, manteniendo esta esquina doblada, lleva hacia arriba la lengüeta y sujétala en ambos extremos con varios trozos de celo. Tras hacer este proceso con las cuatro lengüetas, tendrás tu libro forrado.

Fotos

Vídeos