Ideal

4 trucos para que no te duelan los pies al llevar tacones

4 trucos para que no te duelan los pies al llevar tacones
  • Pasar muchas horas sobre estas plataformas puede provocar numerosos daños a nuestros pies

“Para presumir hay que sufrir”, nos lo han dicho hasta la saciedad, pero si bien es cierto que la belleza tiene un precio, hasta cierto punto debemos de soportar los daños que nos puede llegar a provocar. Cada vez son más mujeres las que se posicionan en contra de los zapatos de tacón, ya sean botas, plataformas o simplemente zapatos, a raíz del daño que puede provocar en nuestros pies su uso continuado. Sin embargo, es una realidad que aún son otras muchas las que acuden a este calzado porque les apasiona, porque estiliza la figura, porque es muy femenino y en definitiva porque se sienten cómodas, o al menos así es a veces. Lo cierto es que el tacón no tiene porqué convertirse en nuestro enemigo si sabemos domarlo y si no lo utilizamos a diario, algo muy importante. Si eres una auténtica fan de los tacones pon atención a continuación porque te vamos a dar cuatro sencillos trucos para que dejes de sufrir por ellos. ¡Toma nota!

1. Plantillas de gel

Quizá te resultarán familiares, pero nunca nos cansaremos de recomendar estos viejos conocidos. Te recomendamos que utilices plantillas de gel, como las que puedes conseguir a buen precio beneficiándote de las ofertas en plantillas de gel de Belleza Ideal para evitar dos males. En primer lugar, evitar que tu pie se deslice hacia delante dejando aprisionados a tus frágiles dedos, y en segundo lugar, evitar que te duelan los talones a raíz de la inclinación del pie, que también machaca el metatarso. Existen muchas plantillas de gel, ya que numerosas marcas las están comercializando a raíz de los beneficios en los que se traduce su uso, así que elige las que mejor se adapten a ti y sobre todo aquellas que queden totalmente fijadas para que no tengas ningún problema durante el resto de la noche.

2. Utilízalos antes

Este súper consejito del día lo puedes aplicar tanto para los tacones como para cualquier otro tipo de calzado, ya que si un zapato es nuevo te costará mucho domarlo en el día de su estreno ante todo tu público. Por ello, regla número uno: jamás utilices un zapato nuevo por primera vez el día que lo vas a lucir en público. Te recomendamos que varios días antes de lucirlo, e incluso si pueden ser semanas mejor, lo utilices para andar por casa, así te acostumbrarás y él se acostumbrará a tu pie. Si los usas sin haberlos probado antes, el primer día no solo te dolerán los pies, sino que muy probablemente tendrás que hacer frente a alguna que otra rozadura con todo lo que eso significa. Por otro lado, también te recomendamos que des un poco el zapato de sí poniéndotelos con unos calcetines gruesos y aplicando calor con un secador. También los puedes meter en el congelador con una bolsa de agua, pero esto ya es menos recomendable.

3. Crema anestésica

Si por mucho que has intentado domarlos, tus zapatos siguen rebelándose contra ti, entonces es momento de pasar al plan B, hacer uso de una crema anestésica. Aplica solo una pequeña cantidad sobre la planta de tus pies, algo menos de 40 gramos, así no notarás los tacones, te lo aseguramos. En caso de que solo sea una zona del pie la que te molesta, aplica un poco de desodorante en barra sobre el zapato y así evitarás ampollas y otros males que pueden darte la noche.

4. Esparadrapo para el metatarso

Este truco es más antiguo que la capa de año nuevo de Ramón García, pero aún son muchas las mujeres que no lo conocen. El metatarso es uno de los más afectados por la decisión de llevar tacones, así que con este truquito podrás darle un pequeño respiro. Básicamente consiste en utilizar esparadrapo para unir los dedos 3 y 4 del pie y por tanto evitar el dolor que produce el uso de tacones en el metatarso al quitar presión al nervio interdigital. ¿No te parece ideal?

Esperamos que con estos consejos subirse a unos tacones ya no sea un auténtico dolor de pies. ¿Conoces alguno más? ¡Cuéntanoslo!

Temas