Ideal

5 claves para ahorrar con tu teléfono en el extranjero

5 claves para ahorrar con tu teléfono en el extranjero
  • Viajar y comunicarnos desde fuera de España supone un gasto extra que puede llegar incluso a ser superior a lo que nos ha costado el propio viaje

La Navidad está a la vuelta de la esquina, ya se siente el ambiente y los polvorones cada vez están más cerca de la caja del supermercado incitándonos a su compra. Muchas familias optan por pasar las navidades fuera de casa, por aquello de variar y conocer mundo, por lo que a estas alturas estarán decidiendo el destino que visitarán esta festividad o quizá incluso ya lo tienen todo planificado. Una de las principales preocupaciones que nos surgen cuando ya tenemos todo nuestro viaje planificado es cómo vamos a comunicarnos desde allí, no precisamente por el soporte, ya que la tecnología móvil ha hecho posible la comunicación entre los lugares más alejados del mundo, sino más bien por cuánto nos va a costar hablar con los nuestros mientras estamos de viaje. No queremos gastar más en llamadas que en el propio viaje, así que comienza una búsqueda intensa de las alternativas más beneficiosas para comunicarnos desde el extranjero. Si bien actualmente hay una gran cantidad de sitios que ofrecen zona WiFi, la mayoría de ocasiones deberás hacer uso o de tus datos o de las llamadas, por lo que te vamos a dar unos trucos para que esto no te suponga un presupuesto excesivo al finalizar el viaje. Las compañías no ignoran esta situación y por eso ponen a tu disposición un sinfín de tarifas que puedes incluso mejorar con los cupones de descuentos en tarifas móviles de Descuentos Ideal, decidiendo así cuál es la que mejor se ajusta a ti. ¡Toma nota de nuestros consejos!

1. No contestes al teléfono

Puede parecer algo agresivo, pero si lo haces y no es uno de tus familiares o amigos, además de cobrarte no te hará ninguna gracia. Aunque estés en las Maldivas, las teleoperadoras telefónicas o cualquier persona puede llamarte, por lo que si se han equivocado de teléfono o simplemente quieren venderte la última oferta de ADSL para casa, será tiempo de llamada que a ti te estarán cobrando, así que como medida preventiva no cojas el teléfono. Esto no significa que no contestes a tus amigos o familiares, por lo que te recomendamos que si pillas WiFi les mandes un mensaje diciéndoles cuándo te pueden llamar, así sabrás que los que te marcan son ellos y no un agente comercial.

2. Activa el roaming

El roaming es una de las ventajas que muchas compañías telefónicas ofrecen, es decir, un servicio que te permite utilizar tu terminal desde el país en el que te encuentres sin necesidad de comprar otro o cambiar la tarjeta SIM, algo que de lo contrario sería necesario si quisieras que te llamaran y llamar tú. Eso sí, el coste extra nadie te lo quita. Es recomendable, ya que a pesar de que supone un coste extra, te ofrece un notable descuento con respecto a lo que tendrías que pagar en caso de que no optaras por esta vía. Algunas veces viene activado de serie, pero lo mejor es comprobarlo, para ello puedes fijarte en la parte superior del dispositivo, normalmente aparece un símbolo de una R, un triángulo o un círculo, o bien puedes entrar en redes y comprobar si tu red ha cambiado por otra distinta con algún elemento referencial al país en el que te encuentras. Consulta con tu compañía cómo lo puedes activar. Recuerda que si no tienes el roaming activado no podrás recibir ni realizar llamadas.

3. Desactiva los datos

Si no quieres llevarte una sorpresa a final de mes en la factura es muy importante que desactives los datos de navegación, incluso teniendo el roaming de llamadas activado. Esto evitará que las aplicaciones se actualicen de forma automática, que te entren mensajes o que te lleguen notificaciones del resto de ‘apps’ que tienes instaladas. Mucha gente cree que el simple hecho de no navegar en internet o realizar búsquedas en el navegador ya supone un ahorro de internet, pero nada más lejos de la realidad, ya que aunque no lo veamos, si mantenemos los datos activados, incluso si no navegamos o no entramos en las redes sociales, estaremos consumiendo datos, puesto que las aplicaciones se actualizan constantemente, puedes recibir un email o mensaje de WhatsApp en cualquier momento, etc. Por ello, lo mejor es desactivar los datos, aunque si de verdad no quieres gastar decántate por la opción ‘modo avión’ de tu terminal, o bien limita el uso de las aplicaciones únicamente a redes WiFi, lo cual puedes hacer desde ajustes.

4. Di no al buzón de voz

Si cuando estás en España te quejas por el gasto que te supone cuando llamas a alguien y te salta el buzón de voz, ¿por qué no desactivas tú el tuyo? Esta decisión ya no solo debes tomarla por las personas que te llamarán, sino por ti, puesto que aunque te parezca totalmente descabellado a diferencia de lo que ocurre en España, cuando te encuentras fuera, si alguien te deja un mensaje de voz en el buzón al que se lo cobran es a ti, ya que cuenta como si hubieras recibido una llamada, además de que te envían un mensaje que por supuesto también tendrás que pagar tú. Por ello, te recomendamos que digas adiós a ese genial mensaje que grabaste para que escucharan tus contactos y desactives el buzón de voz. Tu bolsillo y tus amigos lo agradecerán.

5. Establece con tu compañía el gasto máximo

Aunque tengas controlados todos los consejos que te acabamos de dar, bien por descuido, por accidente o incluso por robo, el gasto en llamadas y datos de navegación puede ser inevitable, por lo que te recomendamos que antes de viajar pactes con tu compañía telefónica el gasto máximo que deben permitirte realizar desde el extranjero, es decir, se trata de un límite de consumo que podrás realizar en llamadas y en datos durante el periodo que te encuentres fuera. Por ejemplo, pactar que no te permitan recibir ni realizar llamadas cuando superes los 20 € o bien desactivarte todo tipo de datos cuando hayas consumido más de 10 €, etc. Es una medida de ahorro muy efectiva para evitar sustos a final de mes.

En general estos son los consejos que podemos darte para ahorrar en tu factura telefónica mientras estás en el extranjero, tenlos en cuenta y recuerda, precaución ante todo, el ahorro no cae del cielo.