Ideal

¿Seguro que te cepillas bien los dientes?

¿Seguro que te cepillas bien los dientes?
  • Según un estudio 7 de cada 10 personas no conocen cómo es la técnica correcta ni tampoco el cepillo, el dentífrico y la periodicidad que deben emplear

A diario nos preocupamos por nuestro aspecto, y es que no cabe duda de que el físico es el responsable de causar una buena primera impresión a las personas que conocemos. De todas las zonas de nuestro cuerpo, el rostro, las manos y especialmente la boca componen nuestra carta de presentación ante los demás, por lo que cuidarlas y embellecerlas nunca está de más. En el caso de la boca, no solo es necesario cuidarla por una necesidad estética, sino también por salud, ya que un mal cuidado puede ocasionarnos numerosas infecciones. Disfrutar de una boca sana requiere de una higiene diaria imprescindible, el cepillado de los dientes, algo que a pesar de que muchos podrían asegurar que hacen bien, 7 de cada 10 personas no conocen cómo es la técnica correcta. No obstante, si te encuentras entre ese porcentaje de gente que no sabe cuál es la forma correcta de lavarse los dientes, a continuación te vamos a dar unos cuantos consejos que debes tener en cuenta para conseguir una buena salud bucodental, y evitar problemas bucales como la gingivitis. ¡Toma nota!

1. El cepillo y la pasta

Para realizar una actividad con eficacia necesitas buenas herramientas, ¿no? En el caso del cepillado de dientes esta premisa no es ajena, y por ello necesitarás un buen cepillo de dientes y un eficiente dentífrico, el cual puedes encontrar a buen precio beneficiándote de las ofertas en cepillos y dentífricos de Belleza Ideal. Lo ideal es utilizar un cepillo suave, cuyas cerdas no sean muy duras, ya que podrían desgastar el esmalte de tus dientes, haciéndolo más fino y provocando que se vea la dentina, una capa más amarilla. Además, se recomienda cambiarlo al menos cada tres meses, puesto que a pesar de limpiarlo puede acumular bacterias con el tiempo. Tampoco se recomiendan los cepillos eléctricos para todos los casos, puesto que este tipo de instrumentos son más útiles si no se consigue un adecuado control de placa o si tienes aparato de ortodoncia. Por otro lado, en lo que respecta al dentífrico no es necesario llenar el cepillo con el producto, basta con una gota, y sobre todo debe contener flúor, ya que ayuda a la remineralización de los dientes, permite que estén protegidos frente al ataque de posibles bacterias y le da fuerza y resistencia al esmalte frente a los ácidos y las caries.

2. La asiduidad

Aunque lo ideal sería lavar los dientes después de cada comida, por tiempo, pereza, dejadez o despiste, en muy raras ocasiones acabamos lavando nuestros dientes después de comer. Se recomienda lavar los dientes un mínimo de dos veces al día, siendo imprescindible hacerlo después del desayuno y de la cena, esta última además totalmente innegociable, ya que nuestros dientes van a pasar 10 horas sin ser lavados, por lo que es más fácil que se acumulen bacterias, provocando caries. Así evitarás acumular sarro y restos de alimentos que pueden traerte problemas a largo plazo.

3. El método

La forma más correcta de cepillar los dientes consiste en hacerlo desde la encía hasta la parte exterior del diente por ambas caras y en todas las partes de la dentadura y boca. Tienes que colocar el cabezal del cepillo de forma horizontal sobre la encía superior y mediante movimientos verticales de arriba abajo limpiar todo el esmalte. Sin embargo, al cepillar la parte inferior de los dientes, los movimientos deben ser más suaves, ya que podemos dañar las encías del cuello dental. En lo que respecta a las muelas, el cepillado debe ser en horizontal y desde atrás hacia delante. Además, también es importante cepillar la lengua y las encías, ya que en estas zonas también se acumulan bacterias. Para ello, de forma similar a la acción de barrer, desplaza el cepillo desde el fondo de la lengua hasta el exterior. Cuando hayas acabado, utiliza un enjuague bucal para eliminar el dentífrico sobrante y finalmente pasa el hilo dental por los espacios interdentales para comprobar que no existe ni rastro de alimento.

Básicamente estos son los principales consejos que podemos darte para que presumas de una sonrisa blanca e impoluta. ¿Sabías todo acerca de cómo lavarte bien los dientes?