Ideal

3 consejos para un buen gel de baño

3 consejos para un buen gel de baño
  • A veces tomamos la decisión sin pensar en las consecuencias que un mal producto puede tener sobre nuestra piel

La higiene general es muy importante, pero la corporal es fundamental. El momento de la ducha diaria debe de ser una de las experiencias más reconfortantes y agradables del día, una situación en la que solo estáis tú, el agua, el champú y tu gel favorito. Precisamente este último es el gran olvidado, ya que en la mayoría de ocasiones no se repara en lo vital que es su elección, sino que se escoge el primer modelo que vemos en el supermercado o el que más barato está, un gravísimo error. Si bien en algunos casos, un gel barato puede ser eficaz y beneficioso, como normal general no suele ser así, por lo que al final lo barato nos sale caro. Elegir un gel corporal debe ser algo que hagamos de forma concienzuda y teniendo en cuenta diversos aspectos, ya que va a ser un producto que estará en contacto con nuestra piel, y por tanto puede ofrecerle numerosos beneficios, pero si no sabemos elegirlo también puede ocasionarle numerosos daños, así que ante todo es mejor tener precaución. A continuación vamos a contarte algunas claves que debes tener en cuenta para elegir el mejor gel del mercado, el cual puedes conseguir a buen precio beneficiándote de las ofertas de geles de baño en Belleza Ideal. ¡Toma nota!

1. No a los geles con mucha espuma

A pesar de lo que la mayoría de gente cree, un baño no debe convertirse en la fiesta de la espuma, puesto que esto no quiere decir que el gel sea más o menos efectivo. De hecho, si un gel crea una elevada cantidad de espuma al usarse suele ser por una razón, tiene mayor cantidad de detergente, siliconas y sustancias, algo muy dañino para tu piel, ya que no la hidratará ni la limpiará más, sino que aumentará su sequedad, por lo que fíjate bien en la etiqueta y en que tu gel no incluya limpiadores muy agresivos, especialmente si tienes la piel sensible. Solo así podrás mantener el manto hidrolipídico de tu piel. Lo ideal es que el jabón se pueda eliminar sin problemas y rápidamente, así será más fácil de secar con la toalla y evitaremos que se altere la flora bacteriana cutánea al impedir que se mantenga la humedad mucho tiempo.

2. Reconoce tu tipo de piel

Evidentemente igual que no todos los tipos de pieles son iguales, no todas funcionarán perfectamente con el mismo gel, siendo de vital importancia que antes de adquirir un producto de este tipo determines cómo es tu piel y qué es lo que necesita. Así por lo general, si tienes la piel grasa, puedes utilizar cualquier tipo de gel, siempre y cuando no sea muy agresivo ni provoque acné; en el caso de que tengas la piel seca o tirante, lo ideal sería escoger un gel hidratante y nutritivo; si tu piel es propensa a experimentar alergias, entonces escoge un gel para piel sensible hipoalergénico, y finalmente si tu piel es sensible opta por limpiadores específicos sin jabón.

3. Nada de usar un gel para toda la familia

Ahorrar está bien, pero hay veces en las que aunque queramos hacerlo hay productos que son exclusivos para niños y otros que son exclusivos para adultos, como es el caso del gel de baño. Si quieres proteger tu piel y mantener su manto hidrolipídico, debes saber que el pH de la piel de un adulto es de aproximadamente 5,5, mientras que el del bebé al nacer es 7, por lo que si te fijas ya hay una clara diferencia. No podemos aplicarnos el gel de baño de nuestro pequeño porque el pH de nuestra piel es diferente y podemos alterar el manto hidrolipídico, algo que también es aplicable al revés. Tenemos que escoger un gel que sea coherente con las necesidades y características de nuestra piel.

Básicamente estas son las principales características que debes tener en cuenta para elegir tu gel de baño. Recuerda; desecha los geles muy espumosos, ya que contienen mayor cantidad de sustancias nocivas para la piel y mantienen la humedad mucho tiempo; estudia tu tipo de piel y escoge un gel en función de sus necesidades y respetuoso con ella, y finalmente, no utilices un gel para toda la familia, dado que el pH es diferente. También puedes escoger un gel por su aroma o porque sea 100% natural, pero estos son los principales consejos que debes seguir como norma general.