Ideal

3 claves que debes tener en cuenta para limpiar tus uñas

3 claves que debes tener en cuenta para limpiar tus uñas
  • La suciedad y la acumulación de bacterias pueden provocar el debilitamiento de las cutículas

Si hay un complemento de nuestro look que cada vez cobra mayor relevancia esas son sin duda, nuestras uñas, por lo que centramos todos nuestros esfuerzos en cuidarlas y tratar que estén lo más limpias posibles. No obstante, la limpieza de las uñas no es algo que solo debamos tener en cuenta de cara a presumir de un aspecto estético impoluto, sino también por la propia salud de nuestras cutículas, ya que unas uñas sucias pueden provocar infecciones que debiliten la fuerza con la crecen y se mantienen, ocasionando una tendencia muy común, las uñas quebradizas. Limpiar las uñas de forma eficaz no es excesivamente complicado, pero si requiere de algunos consejos si quieres hacerlo rápido y de forma óptima, como por ejemplo el uso de limpiadores específicos para cutículas, los cuales puedes conseguir mediante las ofertas en tratamientos para uñas de Belleza Ideal. A continuación te contamos cómo conseguir unas uñas limpias y perfectas, así que sigue leyendo y apúntalo todo para que tus cutículas queden brillantes, fuertes y relucientes.

1. Quitar la suciedad

Las manos están en contacto con numerosos objetos y lugares a lo largo del día, y las uñas suelen acumular con facilidad en su interior la suciedad que puede haber en estos lugares, por lo que lo fundamental es eliminar la suciedad más notoria lo antes posible. Para ello, introduce la parte más fina y alargada del cortaúñas debajo de las puntas de tus uñas y retira la suciedad y la mugre que haya. Nunca hagas este paso después de lavarte las manos, ya que eliminar la suciedad con las manos mojadas será más difícil. También puedes utilizar un cepillo de dientes para limpiar las uñas y retirar los restos de suciedad, llegando a todos los rincones.

2. Lávate con jabón

Una vez que hayas retirado la mayor parte de la suciedad acumulada debajo de las uñas, puedes lavarlas con un jabón que no sea agresivo, para terminar de eliminar la suciedad más difícil sin provocar que tus uñas se vuelvan quebradizas. Intenta que el jabón no incluya alcohol y que esté especialmente indicado para uñas. Además de lavar tus uñas con jabón también puedes optar por limpiarlas con agua oxigenada para conseguir blanquearlas, ya que el agua oxigenada provoca una limpieza y un blanqueamiento instantáneos. El agua con la que te enjuagues tus uñas no debe estar ni muy caliente ni muy fría, sino tibia.

3. Pule la superficie

Ya hemos eliminado el grueso de la suciedad que había en nuestras uñas, pero es probable que aún la superficie superior quede algo sucia, especialmente si llevas esmaltes o algún tipo de manicura. Lo recomendable suele ser no dejarse aplicado un esmalte más de dos semanas, ya que a pesar de que estos productos suelen ser respetuosos con las uñas, en algunos casos un uso excesivo puede provocarnos más de un problema. Una buena alternativa para quitar la suciedad del esmalte y por ende para pulir la superficie suele ser hacer uso de una pasta de dientes blanqueadora, ya que aplicando unas cuantas gotas y dejándola actuar unos 3 o 5 minutos, al frotar posteriormente esta retirará la suciedad. El agua oxigenada o un limpiador específico también puede ayudarte.

Estos son los principales consejos que puedes seguir para limpiar tus uñas, aunque también te recomendamos que siempre tras finalizar la limpieza apliques una crema hidratante al igual que un suplemento fortalecedor de cutículas, como la biotina, que permitirá que tus uñas crezcan y se mantengan fuertes.