Ideal

5 usos curiosos que no le habías dado aún a tu aspiradora

5 usos curiosos que no le habías dado aún a tu aspiradora
  • Aunque su función principal es limpiar y dejar impoluta nuestra casa, podemos utilizarla para conseguir otros beneficios

En casa tenemos muchos electrodomésticos, o al menos generalmente es así, ya que el radiador, la televisión, el lavavajillas, la secadora, la lavadora, el horno o el microondas, entre otros, son imprescindibles en nuestro día a día, ya sea para comer o para dejar impoluto el suelo de casa o la ropa que llevamos a diario. Otro de los aparatos que conviven a diario con nosotros suele ser la aspiradora, esa fiel aliada de la limpieza de nuestro hogar que nos permite limpiar todo tipo de sustancias, desde polvo hasta líquido. ¡Ay qué haríamos sin ti! Este artículo no va a tratar de realizar una oda a las aspiradoras, pero sí tiene como objetivo que tras leerlo conozcas otros usos complementarios de este electrodoméstico en los que quizá hasta ahora no habías caído, ya que queremos que la aproveches al máximo. ¿Cómo, qué no tienes? No te preocupes en absoluto, puesto que conseguir una puede ser fácil y barato con las ofertas en aspiradoras de El Mejor Precio Ideal. ¡Ojo, te aseguramos que con estos usos desconocidos la inversión te saldrá más que rentable!

1. Conviértela en un ambientador

No tener un ambientador en casa no supondrá un gasto extra a partir de ahora, ya que aunque no lo creas puedes utilizar tu aspiradora como un ambientador para eliminar el mal olor o el aroma a humedad. Sí, no nos hemos vuelto locos, es fácil y sencillo. Básicamente solo tienes que elegir el aroma que quieres que desprenda tu hogar, como por ejemplo la canela o la vainilla, verter estas sustancias en la bolsa de la aspiradora y listo. Cuando aspires, parte de este aroma se esparcirá por todo tu hogar, dejando un olor agradable en todas las estancias.

2. Liberar aire de bolsas

Ahora que el otoño forma parte de nuestras vidas y que el invierno está cada vez más cerca, toca guardar la ropa de verano, ya que de lo contrario no tendremos apenas espacio en el armario. Un método muy común de realizar este proceso de cambio es envasar la ropa en bolsas de plástico. Sin embargo, estas bolsas suelen acumular aire, por lo que al final nos encontramos con que nos falta espacio y que parte de la ropa se tiene que quedar fuera. Aquí entra nuestra querida amiga aspiradora, ya que si la bolsa dispone de algún agujero, puedes introducir el cabezal de la aspiradora para conseguir aspirar todo el aire que hay dentro de ella, así envasarás la ropa al vacío y ganarás mucho más espacio, pudiendo introducir mayor cantidad de ropa.

3. Encuentra objetos pequeños

Seguro que te ha pasado alguna vez. Estás colocando un cuadro en la pared y justo un tornillo se desprende de tu mano, perdiéndose así en el suelo. Tu vista de águila te falla y no logras encontrarlo, piensas que solo Dios sabrá dónde ha caído y desistes en buscarlo. Una situación común en la que tu aspiradora puede convertirse en la heroína del día. Si un tornillo, un pendiente, o cualquier otro objeto pequeño desaparecen de tu mano y cae al suelo, búscalo con tu aspiradora. Probablemente ahora pensarás, “Si lo aspiro se almacenará con toda la suciedad”, pero no es así, ya que si sigues nuestro consejo no tendrás que pasar por la amarga experiencia de buscar en la basura posteriormente para dar con él. Para ello, tienes que colocar una media sobre el cabezal de tu aspirador de forma que quede cubriendo la parte del agujero y no te preocupes, el aire saldrá sin problema. Lo ideal es que fijes la media con una goma para que la aspiradora no la absorba, así podrás hallar ese pequeño objeto que tantos dolores de cabeza te ha dado sin necesidad de que este vaya a parar al interior de la aspiradora.

4. Aspira lugares imposibles

Aspirar lugares imposibles puede parecer a priori una tarea difícil, pero no lo es. Con lugares complejos o difíciles nos referimos a los bordes de ventanas, esquinas, y alfombras con manchas ante todo. Para aspirar la suciedad que se acumula en los bordes y cierres de las ventanas bien podrías utilizar un trapo, pero para qué vamos a complicarnos tanto la vida cuando tenemos una aspiradora. Si quieres que la aspiradora deje impoluta esta zona de tus muebles solo tienes que adaptar el cabezal, por ejemplo a partir del rollo de papel higiénico o del correspondiente a las servilletas. Introdúcelo en el cabezal de forma que lo cubra por todos los lado y corta el rollo por la parte superior en función de cómo quieras que sea el cabezal, que normalmente requerirá que sea más estrecho. Así, el aire se verá condicionado por esta nueva ‘pared’ que supone el rollo y aspirará en esa dirección perfectamente. En el caso de las alfombras derrite un hielo sobre la mancha y posteriormente aspírala, verás que lo consigues sin problema.

Estos son algunos usos desconocidos para tu aspiradora que esperamos que pongas en práctica. ¿Conocías alguno?