Ideal

¿Qué tipo de celulitis tengo?

¿Qué tipo de celulitis tengo?
  • En función de la causa que la produce deberemos distinguir entre distintos tipos y también por tanto utilizar distintos tratamientos

Si hay una marca que causa el drama más absoluto en muchos hombres y mujeres cuando la ven aparecer esa es sin duda la celulitis. Seamos sinceros, tener piel de naranja no es precisamente algo que deseemos con ansia en nuestra vida, por lo que cuando aparece empezamos a preguntarnos, ¿Por qué?, ¿hemos engordado?, ¿quizá hemos acumulado muchos líquidos?, ¿haciendo ejercicio la eliminaremos?, ¿cómo volveremos a presumir de una piel lisa? Son algunas de las preguntas que nos hacemos, pero debes saber que no todas las celulitis son iguales, por lo que no cada vez que aparezca este tipo de marcas deberemos realizar el mismo tratamiento, aunque el uso de una crema anticelulítica, como las que puedes conseguir beneficiándote de las ofertas en cremas anticelulíticas de Belleza Ideal, sí será efectivo. Como te hemos dicho, si bien el sedentarismo, el consumo excesivo de grasas o la retención de líquidos son potenciales causantes de la celulitis, pero hay diferentes tipos que debes conocer, así que pon atención porque te detallamos cuántos tipos de celulitis existen y te explicamos la razón que hace que no todas sean iguales. ¡Toma nota!

1. Dura

La celulitis dura es aquella que aparece normalmente en las cartucheras y en pieles jóvenes, puesto que es muy frecuente experimentarla entre los 16 y 25 años, debido al consumo excesivo de grasas y al sedentarismo. Es la primera forma de manifestación de la celulitis y provee a la piel de un aspecto rugoso y con granitos que ni siquiera varía mientras andamos. Como es la manifestación más temprana de este problema su solución no es muy compleja, bastará con prevenir antes que curar y sobre todo con proteger la dermis. Te recomendamos utilizar una crema anticelulítica al menos dos veces al día, así evitarás que la flacidez se aposente en tu superficie cutánea y poco a poco irás recuperando la tersura. También es importante que realices ejercicio físico y abandones el sedentarismo, así tu piel volverá a estar firmemente pegada a tus músculos. Para este tipo de celulitis también van muy bien los tratamientos de aparatología como pueden ser la mesoterapia o la endermología. Ante todo cuida tu piel y no la expongas a muchos peligros, trata de no arañarte ni tampoco pellizcarte, además de ser doloroso empeorará el estado de las marcas.

2. Edematosa

Si la anterior era la más temprana y la más fácil de eliminar, esta es justo todo lo contrario, ya que la celulitis edematosa suele deberse a un problema con la circulación sanguínea que además se suele ver algo agravado por la excesiva retención de líquidos, de ahí que su tratamiento sea muy específico y complejo. No es muy frecuente, pero sí hay mujeres que la padecen, especialmente en las piernas, tornando la piel a una textura rugosa y esponjosa que se incrementa más aún si pasan mucho tiempo sentadas y que suele ir acompañada de otros problemas como varices. Es una celulitis muy dolorosa puesto que las piernas empiezan a notarse cansadas y molestas con facilidad. Para tratarla se debe mejorar la circulación sanguínea, lo que supone por tanto realizar ejercicio físico, como por ejemplo bicicleta o nadar, realizar masajes linfáticos, medias de comprensión, entre otras medidas. Además, también es recomendable extremar la precaución y la protección de tu piel, por ejemplo no tomando duchas muy calientes, sino algo frías, evitar las comidas que produzcan retención de líquidos, el exceso de sal, las bebidas con gas, etc.

3. Blanda

Es el tipo de celulitis más común. Básicamente supone un exceso de flacidez de la piel y una textura gelatinosa blanda que hace que al tocarla se hunda. A diferencia de las anteriores no suele provocar ningún dolor y normalmente se localiza en los muslos, en el abdomen, en los brazos y por supuesto en los glúteos, los que resultan muy afectados. Aparecen con frecuencia en mujeres mayores de 40 años que no realizan ningún tipo de ejercicio físico o que han disminuido su peso de forma rápida. Su solución es realizar actividades de cardio y de tonificación muscular para ganar masa y tono. Además, también se pueden utilizar tratamientos de electroestimulación para drenar y reafirmar la piel, especialmente si tienes exceso de grasa.

Estos son los tres tipos de celulitis que existen y que puedes experimentar, ahora ya sabes cómo puedes tratar de evitarlos. Pon nuestros consejos en práctica y presume una piel libre de marcas.

Temas