Ideal

3 claves para aprovechar mejor el aceite

3 claves para aprovechar mejor el aceite
  • Es la base de la dieta mediterránea y produce numerosos beneficios para el corazón y el colesterol

Seguro que alguna vez has estado en la cocina y has pensado por qué el aceite, ese ingrediente base de la dieta mediterránea, se agota con tanta facilidad. Aunque a priori creas que se debe a que lo utilizas en exceso, a veces hay otros motivos que impiden que la botella de aceite llegue al fin de semana. El aceite es bueno para prevenir enfermedades cardiovasculares, tratar el colesterol, la diabetes y algunos estudios sostienen que incluso tiene propiedades antiinflamatorias, además de que también se puede utilizar como producto cosmético. Con tantos beneficios y teniendo en cuenta que es un pilar fundamental de nuestra gastronomía no podemos dejar que se acabe rápidamente, y por ello vamos a enseñarte tres sencillos trucos para aprovechar al máximo este ingrediente creado por Dioses, el cual puedes conseguir a buen precio si te beneficias de las ofertas en aceite de El Mejor Precio Ideal.

1. No te excedas en las frituras

Hay veces en las que cocinamos frituras y llenamos de aceite la freidora hasta el tope, un grave error, puesto que estaremos desperdiciando mucho contenido. Cuando realices frituras te recomendamos verter alrededor de 2-3 vasos de aceite, y siempre calentándolo a una temperatura de entre 180 y 200 grados. Así, conseguirás una fritura óptima que conservará la mayoría de propiedades del aceite, lo que además también se traducirá en que el alimento conservará mejor sus nutrientes. Con respecto al alimento si quieres evitar tener que utilizar más aceite, lo ideal sería que los alimentos estuvieran totalmente secos, ya que además de evitar así salpicaduras y quemaduras, las fibras de los alimentos no se romperán y el sabor seguirá intacto. En general si quieres aprovechar al máximo tu botella de aceite te recomendamos que lo uses siempre en crudo y en casos muy puntuales en frituras, ya que además no es excesivamente sano. Por supuesto, en caso de utilizarlo en frituras, no lo tires una vez hayas acabado. Lo ideal es que con un colador elimines el resto de comida y después que lo viertas en un recipiente de cerámica o de acero inoxidable, así mantendrá sus propiedades.

2. Escoge aceite de oliva

La duración del aceite de oliva es mucho mayor que la de otro tipo de aceites, por lo que te recomendamos escogerlo siempre, ya que además también es más sano al realizarse de forma artesanal colocando la aceituna en una prensa que la aplasta. Para identificar si efectivamente se trata de aceite de oliva y evitar que te den gato por liebre debes fijarte en la etiqueta, solo ahí podrás averiguar si se trata de aceite de oliva virgen extra, de una mezcla con girasol o soja, o si incluye otros colorantes. Te recomendamos que utilices un aceite neutro, es decir, virgen extra. Fíjate siempre en la etiqueta ya que aunque hay tendencia a pensar que se puede averiguar si un aceite es de calidad o no a partir de su color, esto es totalmente falso, ya que dependerá del tipo de aceituna y su grado de madurez. Eso sí, este tipo de aceite es algo más caro que el resto, pero resulta rentable.

3. Precaución con la conservación

Además del uso excesivo y el tipo de aceite que escojas, la forma en la que lo conservas también es relevante de cara a su duración, puesto que puede darse el caso de que se ponga malo o se oxide, por lo que tendrás que tirarlo. Nada más comprarlo te recomendamos que lo introduzcas en un envase de cristal, ya que es en este tipo de material en el que se mantiene mejor. Nunca lo expongas a una elevada temperatura y tápalo para evitar que tenga contacto con el aire. Cualquier fuga podría hacer que se oxide y por ende que deje de ser útil, ya que si utilizas aceite oxidado podría suponer un daño a tus arterias a largo plazo, endureciéndolas.

Estos son los mejores consejos que podemos darte para que el aceite dure lo máximo posible en casa. Si sabes alguno más no dudes en comentarlo para que todos podamos ponerlo en práctica.