Ideal

3 claves para elegir el mejor sillón de relax

3 claves para elegir el mejor sillón de relax
  • Es un mueble perfecto para olvidar las preocupaciones del día y relajar nuestro cuerpo practicándonos un masaje

La vida siempre es mucho más fácil con un sillón de relax. Si no has dormido bien o no has tenido suficiente tiempo para hacerlo de forma óptima, el sillón de relax puede convertirse en tu mejor amigo y sobre todo en el mejor aliado de tus siestas. Estos sillones, que se caracterizan por practicar masajes mientras estamos descansando, son ideales para días en los que estamos muy cansados o en los que necesitamos un extra de placer para poder llegar con vida al día siguiente. Se suelen integrar de forma óptima con la decoración de casa, puesto que son muy funcionales, y pueden concebirse como un sillón más de los que hay en la estancia. Hoy en día puedes encontrar este tipo de sillones a diferentes precios en el mercado y con gran variedad de modelos, tejidos, diseños, tamaños, etc. pero ojo, comprar un sillón de relax no es algo que deba hacerse a la ligera, sino que se deben tener en cuenta algunos aspectos muy concretos como los que te vamos a contar a continuación para que después si lo deseas puedas aprovechar las ofertas en sillones de relax de El Mejor Precio Ideal. ¡Toma nota!

1. Las plazas

Aunque no lo creas al igual que ocurre con cualquier sillón, el nº de plazas que incluye el modelo que has escogido es muy importante, puesto que en función de ello el mueble tendrá un tamaño mayor o menor, lo que se traducirá en el espacio que necesitarás tener libre en la estancia para poder instalarlo. Cuenta con que este tipo de asientos suelen ser reclinables, por lo que estudia el espacio de la estancia siempre añadiendo este ‘extra’. De forma general este tipo de sillones suelen incluir una única plaza, puesto que su uso se asocia a la privacidad y a un momento único para cada persona. No obstante, en el mercado puedes encontrar otros modelos de hasta dos y tres plazas, aunque eso sí, será un extra que se traducirá en un precio elevado, por lo que ten presente siempre tu presupuesto antes de pensar en ello. Disponer de dos o tres plazas garantizará que en caso de recibir visitas de familiares ellos también puedan hacer uso del sillón para relajarse y para gozar de comodidad.

2. Calidad

La calidad es otro factor sumamente importante, puesto que en función de ello nuestro cuerpo descansará más o menos. Lo ideal es que la estructura sea de madera maciza, lo que garantizará la estabilidad del sillón, así como también que el cojín del asiento, el respaldo y el resposabrazos cuenten con una buena densidad de relleno para que sean muy cómodos y resistentes. Por otro lado, el tapizado también es importante, que normalmente será en piel ya que es el material más resistente. La piel rectificada es otra opción también muy recomendable, pero el precio se verá incrementado.

3. Funciones

Por supuesto, las distintas funciones que debe incluir tu sillón de relajación son otros aspectos muy relevantes, ya que en función de ellas podrás disfrutar de unas prestaciones u otras. Aunque lo más normal es encontrar sillones de relax con función de masaje general, hay algunos modelos que incluyen otras funciones extra como desprender calor, ideal para dolores de espalda, o por ejemplo masaje localizado, pudiendo así tratar en específico una zona de tu cuerpo. Otras funciones que también son llamativas en estos sillones es el hecho de que cuente con reposapiés, con entrada para cargador de móvil, USB o cualquier otro dispositivo que permita escuchar música, o con power lift, un sistema que levanta a las personas con movilidad reducida para que puedan tanto sentarse como levantarse sin la menor dificultad. En esencia, busca un sillón que incluya una gran variedad de programas, intensidades y velocidades.

Estos son solo algunos de los consejos que puedes tener en cuenta para elegir tu sillón relax. No obstante, ante todo no te olvides de probarlo, ya que solo probándolo sabrás si se adapta o no a tus necesidades.