Ideal

4 trucos de maquillaje muy terroríficos para Halloween

4 trucos de maquillaje muy terroríficos para Halloween
  • Sin apenas gastar y de forma rápida y sencilla tendrás lista tu caracterización para la aterradora fiesta

Esta noche es Halloween, una festividad de origen celta, que ha tenido mayor difusión en América, y que si bien en España se ve precisamente como una ‘americanada’, no se puede negar que tiene sus seguidores. Uno de los planes más típicos de este día suele ser salir con amigos o familiares disfrazados para disfrutar de la fiesta y pasar un buen rato. Precisamente por ello, el maquillaje se convierte en uno de nuestros mejores aliados, ya que con él podemos recrear desde sangre hasta un agujero en cualquier zona de nuestro cuerpo, pero claro, siempre y cuando sepamos utilizarlo y aprovecharlo para conseguir el efecto y resultado deseados. ¿Cómo? ¿Te habías olvidado por completo de Halloween y no tienes disfraz preparado? No te preocupes, porque como queremos que este año seas la envidia de la fiesta, vamos a contarte cuatro sencillos trucos muy útiles para presumir de un maquillaje terrorífico en menos de lo que crees, ideal para todos esos olvidadizos. Solo tienes que seguir leyendo y por supuesto adquirir los productos necesarios, los cuales puedes encontrar a buen precio si te beneficias de las ofertas en maquillaje de fantasía de Belleza Ideal. ¡Toma nota!

1. Crea ampollas en tu cuerpo

¿Imaginas el miedo que darás con la cara cubierta de heridas y ampollas como si hubieses sido atacado o tuvieses alguna extraña infección? Es algo que puedes conseguir fácilmente y más rápido de lo que crees. Ante todo, necesitas látex líquido, el cual deberás aplicar en la zona en la que quieres tener esas horribles ampollas. Puede ser en la cara, pero también podrías llevarlas perfectamente en brazos, manos y piernas. Independientemente de la zona que escojas, cúbrela siempre con látex líquido. Una vez que tengas la piel cubierta de látex líquido, deberás coger pañuelos blancos o papel higiénico para romperlo en pequeños trocitos que serán posteriormente tus ampollas. Cuando tengas los trozos cortados, comienza a pegarlos sobre la piel, intentando representar pequeños bultos y heridas. Aplícales látex líquido por encima y también alguna solución rojiza parecida al color de la sangre. Déjalo secar unos 20 minutos y listo, maquillaje acabado. ¡Avisa antes a tus amigos, se pueden dar un buen susto!

2. “Quema” tu piel

Con quemar tu piel no nos referimos a que lo hagas literalmente, sino a que recrees este acabado gracias al uso de maquillaje. Para ello, en primer lugar necesitarás nubes de algodón, sí, de chuche. Básicamente lo que tendrás que hacer será quemar estas nubes, evitar comértelas, aunque sea difícil, y posteriormente retirarles la parte quemada, una vez se hayan enfriado claro. La costra quemada que les has quitado deberás pegarla sobre tu piel para conseguir ese efecto de piel quemada que buscabas. Solo tendrás que hacer uso de un poco de sangre artificial o esmalte rojo para perfeccionar el efecto y conseguir que la piel parezca que está quemada y herida de verdad, ya que las costras de las nubes se pegan fácilmente gracias al azúcar que desprenden.

3. Crea sangre con distintas texturas

Para crear sangre con distintas texturas nos servirá tanto un frasco de sangre artificial como esmaltes y maquillajes rojos. Cuando tengas tu mezcla de sangre, deberás de determinar qué textura quieres conseguir. Si quieres que la textura sea algo granulada, entonces te recomendamos mezclar la sangre artificial con un poco de azúcar o harina de maíz. No obstante, también puede darse el caso de que quieras conseguir una sangre algo más coagulada, así que te recomendamos mezclar la sangre con gelatina roja, ya que así dará aspecto de que se trata de un coágulo de sangre. Finalmente, si prefieres sangre algo más espesa, mezcla la sangre artificial con crema de cacahuete o miel, ya que la textura de estos productos junto al líquido de la sangre provocará que la mezcla sea sólida, ideal para adherir a cualquier parte del cuerpo y recrear una herida grave o cicatrices.

4. Ojos de telaraña

Tu mirada puede convertirse en el hogar de un grupo de arañas si decides maquillarlos como una auténtica telaraña. Este truco es muy sencillo e ideal para todos aquellos a los que les ha pillado el toro con Halloween y no tienen tiempo para currarse un disfraz. Tienes que dibujar dos telarañas, una alrededor de cada ojo. Para ello, te recomendamos utilizar un pincel fino y un eyeliner líquido con el que darás vida a su interior maquillando tus pestañas. Una vez tengas las telarañas dibujadas alrededor de los ojos, potencia tu mirada y dale profundidad marcando la línea del parpado inferior con un lápiz de ojos de color azul. Es un truco muy sencillo pero al menos llevarás un detalle que tenga relación con la fiesta. El complemento perfecto para un look natural de Halloween, sobre todo si no tienes disfraz.

Estos son algunos trucos que creemos que pueden salvar tu Halloween. No obstante, queremos conocer más, así que si conoces alguno que pueda ser de interés o que pueda ayudar al resto de lectores, te animamos a que lo comentes. ¡Feliz Halloween a todos!