Ideal

Dime qué te duele y te diré qué masaje debes practicarte

Dime qué te duele y te diré qué masaje debes practicarte
  • En función de cómo los hacemos podemos tratar con mayor intensidad unas zonas u otras

La semana ha llegado a su fin, con todo lo que eso conlleva, decimos adiós el estrés y damos la bienvenida, o así debería ser, al descanso y a la relajación, al menos unos días. Una buena forma de conducir a esa relajación es mediante la práctica de un masaje, ya que este tipo de tratamientos son muy efectivos, ya sea para relajar nuestra mente, revitalizar nuestros músculos o incluso tratar otras dolencias como jaquecas, dolores de cabeza o problemas muy localizados. Hoy nos hemos propuesto contarte qué masajes son más recomendables en función de dolores y problemas específicos, así que no dudes en seguir leyendo si quieres conocerlos y después benefíciate de las ofertas en cremas para masajes de Belleza Ideal, para que el instrumento esencial de esta práctica no te salga por un ojo de la cara. ¿Listo? ¡Empezamos!

1. Tengo dolor de cabeza

Ojo, no con cualquier dolor de cabeza funcionará el masaje que a continuación te vamos a explicar, ya que será efectivo únicamente con aquellos dolores provocados por tensiones vasculares y musculares, es decir, cansancio y exceso de trabajo, el combo perfecto que muchos suelen tener a final de semana. Este masaje lo puedes practicar en cualquier momento, puesto que la cefalea tensional es un problema muy frecuente, y a continuación te explicamos cómo hacerlo tú mismo para aliviarte al llegar a casa o incluso mientras estás en el trabajo.

Para que el masaje sea efectivo es muy importante localizar los puntos de presión que facilitarán que el dolor desaparezca, es decir, aquellos nervios del cuerpo que se saturan con el estrés y la ansiedad y que provocan por tanto el dolor de cabeza, y en los que hay que tratar de volver a regular de forma efectiva la circulación sanguínea. En primer lugar, con los pulgares ejerce una presión leve durante unos diez segundos sobre la zona que une la nariz a la frente. Cuando hayas acabado, repite el mismo procedimiento cinco veces. Tras activar este punto, cierra los ojos y pellizca con el pulgar y el índice levemente la zona que está debajo de nuestras cejas, así estimularás la circulación sanguínea. Repítelo cinco veces. Finalmente, llévate tus manos a las sienes y haz un poco de presión durante diez segundos en cada uno de los laterales con el objetivo de reactivar la circulación sanguínea y aliviar el dolor de cabeza. Descansa 15 segundos y repítelo al menos otras 5 veces más, pero incorporando pequeños movimientos circulares con los dedos y estirando el cuello a izquierda y derecha muy despacio para relajar la zona cervical. Si sigues todos los pasos, tu dolor de cabeza desaparecerá al instante.

2. Tengo dolor de pies

Estar de pie durante gran parte del día puede ser nocivo para el estado y la salud de nuestros pies, puesto que en la mayoría de las ocasiones acabará pasándonos factura en forma de dolores, entre ellos el famoso mal de las piernas cansadas. Para evitarlo te recomendamos realizar un masaje en tus pies cuando llegues a casa. Para ello, lava tus pies con agua caliente durante 10 minutos y aplícale algún gel o aceite aromático, así eliminarás la suciedad y los dejarás limpios y perfectos para el masaje. Una vez hayas acabado con este paso, calienta la crema que vayas a utilizar para que el tacto sea agradable y placentero, y comienza el masaje como tal.

En primer lugar, frota la parte superior del pie de forma lenta y suave mientras vas bajando hacia abajo. Repítelo varias veces y ve presionando cada vez con mayor intensidad, especialmente si te vas acercando de nuevo a la parte superior, la de los dedos. Después, dale la vuelta al pie, llévate tus pulgares al talón y comienza a frotarlo ejerciendo presión sobre su superficie realizando pequeños círculos durante 1 minuto. Una vez que hayas acabado con el talón, el tobillo es tu objetivo, así que frota en forma de círculos el hueso por ambos lados. Finalmente, con la mano cerrada en puño ejerce presión sobre la planta del pie con los nudillos y masajea levemente uno por uno los dedos del pie, moviéndolos hacia arriba y abajo o hacia un lado y otro.

3. Tengo dolor de espalda

El dolor de espalda también es muy común, especialmente en la zona de las lumbares, ya sea porque cargamos peso en exceso, estamos mucho tiempo de pie o simplemente porque adoptamos una mala postura mientras trabajamos. Sea como sea, la espalda nos duele y hay formas de solucionarlo. En este tipo de masajes se suele trabajar toda la espalda, aunque los resultados estén más orientados a beneficiar la zona baja, es decir, las lumbares. Aunque lo recomendable es que sean practicados por un profesional, a continuación vamos a explicarte cómo puede practicártelo alguien en casa.

En primer lugar, es fundamental que el masaje parta de la zona cervical para ir desplazándose poco a poco por el hueso sacro. Lo ideal es que con los pulgares se vaya ejerciendo presión poco a poco alrededor de la columna, nunca sobre ella, realizando siempre movimientos circulares de forma lenta pero precisa. Así relajarás las articulaciones y por ende el dolor de lumbares. También puedes realizar el masaje desde la zona central hacia el exterior, pero suele ser más común la primera opción que te hemos dado. Realízalo varias veces y verás como el dolor desaparece progresivamente.

Estos son solo algunos masajes que puedes realizar como tratamiento para tres de los problemas más comunes entre la población, el dolor de cabeza, el dolor de pies y el dolor de espalda. No obstante, recuerda que ante todo debes consultar con un especialista por si necesitas algo más que un masaje para acabar con los dolores.