Ideal

¿Cómo limpiar tus gafas de sol sin destrozarlas en el intento?

¿Cómo limpiar tus gafas de sol sin destrozarlas en el intento?
  • Es muy importante utilizar un método de limpieza efectivo y también un buen producto, ya que de lo contrario podríamos rayar o dañar los cristales

Vale, el verano ya ha desaparecido de nuestra vida, sí, pero las gafas de sol siguen siendo un complemento estrella incluso si no hay sol, ya que siempre las puedes utilizar como un buen accesorio de moda, ¿no crees? Por ello, es muy importante que sigamos cuidándolas y limpiándolas con frecuencia, ya que la suciedad precisamente estética no es. No obstante, a la hora de limpiar nuestras gafas debemos extremar al máximo la precaución, ya que hacerlo de forma incorrecta o con productos no recomendables puede llevarnos a graves problemas, acabando directamente con nuestro modelo favorito. Si las gafas son ‘low cost’ esto no tiene porqué suponer un gran problema, pero en cambio si tus gafas son graduadas, probablemente mucha gracia no te haga, así que pon atención a los mejores consejos para mantener y limpiar de forma correcta tus gafas de sol, y si ya es demasiado tarde para salvarlas, no te preocupes, puedes conseguir otro modelo a buen precio beneficiándote de los cupones de descuentos en gafas de sol de Descuentos Ideal. ¡Toma nota!

1. Agua y jabón

Parece el método más sencillo y hasta cierto punto lo es. Aunque muchos aseguran que mojar tus gafas de sol puede conllevar un daño irreparable, te aseguramos que si lo haces de la forma correcta, no tiene porqué ocurrir algo negativo. ¿Cómo es la forma correcta? Fácil, solo tienes que colocarlas bajo agua tibia, ojo, nunca caliente, ya que así sí podrías dañar los recubrimientos de las lentes. Después vierte un poco de jabón con pH neutro sobre cada uno de los cristales y haz pequeños movimientos circulares con el dedo índice y el pulgar. Intenta que el jabón sea lo más cremoso posible, nada de pastillas, ya que suelen incluir emulgentes que harían que las gafas se empañaran con mayor facilidad. Una vez que hayas cubierto toda la superficie de jabón, enjuaga de nuevo sin frotar, revisa que hayan quedado limpias y déjalas secar sin hacer uso de toallas o paños de cocina, ya que así podrías provocar rayones en las lentes o levantar el antirreflejante que incluyen algunas. Si prefieres utilizar un paño, busca que sea de algodón limpio o de seda acrílica para que la superficie no provoque desperfectos tanto en la montura como en los cristales, además de que eliminan mejor la suciedad, evitando que se pierda transparencia. Revisa que hayan quedado bien secadas, ya que los tornillos y las partes metálicas podrían oxidarse.

2. Líquidos especiales

Son mundialmente conocidos los líquidos especiales que prometen dejar nuestras gafas impolutas, pero cuidado, es importante que leas detenidamente previamente las instrucciones del producto, ya que podrían aportar efectos negativos para tu modelo específico de gafas como alterar el tratamiento de los cristales. La principal ventaja de estos líquidos con respecto al método convencional de limpieza reside en que además de eliminar las manchas, permiten que las gafas se empañen menos, algo muy útil para los que las utilizan muchas horas, pero que en el caso de las gafas de sol no es tan importante, a no ser que sean el conjunto que reservas para el coche, en ese caso la visibilidad es fundamental, así que toda precaución de limpieza es poca.

3. Vinagre

De forma similar a la limpieza con jabón, el vinagre blanco es un líquido ideal para limpiar nuestras gafas, ya que al ser muy ácido facilita la eliminación de las partículas de suciedad de la lente de forma fácil. Esta solución no afectará a los antirreflejantes. Sigue todas las fases que pusiste en marcha para limpiarlas con jabón.

4. Nada de clínex ni de camisetas

A veces vamos por la calle y nos damos cuenta de que nuestras gafas están un poco sucias, por lo que optamos o bien limpiarlas con un clínex o hacer uso de un borde de nuestra camiseta o camisa para dejarlas impolutas. SI bien quedarán algo limpias, debes saber que los clínex incluyen minúsculas partículas de vidrio que pueden dañar el cristal, mientras que el tejido de la camisa es muy abrasivo y podría llegar a producir arañazos sobre el material orgánico de las gafas, algo terrible, puesto que este tipo de material no se puede pulir. Otra opción también suele ser utilizar una toallita especial para limpiar gafas que venden en la primera tienda que encontramos, pero eso es un grave error, ya que si no son vendidas por una óptica la mayoría de ocasiones incluyen componentes que modifican el tratamiento de los cristales, como por ejemplo, eliminando el antirreflejante de las gafas. Por ello, en caso de necesidad puntual te recomendamos los paños de microfibra o las gamuzas, que si bien no son nunca sustitutos de la limpieza con agua y jabón, al menos no provocarán daños por sedimentos abrasivos en tus lentes.

Estos son los principales consejos que podemos darte para limpiar tus gafas, ya sean de sol o graduadas, puesto que básicamente son lo mismo, salvo que las gafas de sol tienen los cristales tintados, por ello se limpian igual. El último ‘tip’ que te vamos a dar es que si quieres mantenerlas en buen estado, además de una limpieza asidua como te hemos contado, evita exponerlas a temperaturas muy altas, ya que correrían el riesgo de cuartearse.

Temas