Ideal

3 consejos para elegir la mampara de baño perfecta

3 consejos para elegir la mampara de baño perfecta
  • Es la sustituta ideal de las tradicionales cortinas de ducha y además son más seguras y facilitan la limpieza

La llegada del otoño, y en general cualquier cambio de estación, es el momento perfecto para reformar alguna zona de tu casa, cambiar la decoración, darle la vuelta al colchón, en fin, para preocuparte un poco más de las estancias de tu hogar. Precisamente, el baño suele ser uno de los lugares que optamos reformar con mayor frecuencia, desde cambiar los grifos hasta trasladar las ventanas o colocar nuevos muebles y modificar la decoración. No obstante, el cambio más usual suele ser sustituir la ducha por una bañera o viceversa, algo que también suele ir de la mano del hecho de desechar las convencionales cortinas de tela y decantarse por la instalación de una mampara, una especie de pared fija o corredera que rodeará la ducha o la bañera y que le proporcionarán seguridad, confort y limpieza a tu baño, impidiendo que el agua caiga al suelo y evitando por ende también esos resbalones tontos, que más de una vez han podido convertirse en una auténtica desgracia. En el mercado hay una gran variedad de modelos disponibles, pero no es un elemento que deba elegirse rápidamente, sino que hay que pensar en varios aspectos de forma concienzuda para que la compra sea lo más rentable posible, así que toma nota y después no dudes en beneficiarte de las ofertas en mamparas de El Mejor Precio Ideal, te aseguramos que tu bolsillo lo agradecerá.

1. Fíjate en el material

El material es un aspecto fundamental de cara a elegir tu mampara, puesto que en función de él, la seguridad será mayor o menor, así como también afectará a la limpieza y al confort de la estancia. Normalmente se pueden distinguir dos, cristal y acrílico. Las mamparas de acrílico son algo caras y prácticamente ofrecen las mismas ventajas que las de cristal, por lo que a priori la inversión no parece ser muy rentable, además de que tampoco son muy estéticas. Por el contrario, las mamparas de cristal son las más recomendables, ya que ofrecen una mayor resistencia frente a golpes y en caso de romperse lo haría en fragmentos sin partes cortantes, especialmente si es cristal templado, por lo que también es una opción muy segura. Lo ideal sería por tanto una mampara de cristal que tenga mucho grosor, es decir, de al menos 6 mm, ya que así además ganará en estabilidad. Dentro del material también es necesario hablar del acabado, aunque lo más utilizado sea el cristal transparente, ya que da la sensación de mayor espacio, también puedes optar por las mamparas con serigrafía, con espejo o con un cristal ahumado.

2. La apertura es muy importante

La apertura de la mampara se refiere evidentemente a las formas de acceso a la ducha o bañera a través de las puertas de la mampara, un aspecto estrechamente relacionado con la forma de mampara que escojas, y por ende con el formato de ducha o bañera que tienes. Normalmente las mamparas son rectangulares, aunque si son para bañeras pueden llegar a ser algo curvas. A la hora de escoger las puertas de nuestra mampara nos encontraremos normalmente con dos tipos, correderas y batientes. Las puertas batientes se abren hacia dentro o hacia fuera, pero esto puede terminar quitando algo de espacio tanto al baño como a la ducha o bañera, por lo que las puertas correderas suelen ser la mejor opción, ya que se deslizan sobre unas guías y no necesitan ángulo de apertura, así que serán mucho más cómodas. Algunos modelos también permiten que la entrada sea libre al plegar los distintos paneles que componen la mampara, haciéndola prácticamente desaparecer.

3. ¿Perfilería sí o perfilería no?

Por último, no menos importante la perfilería, un elemento que influirá drásticamente en el mantenimiento a largo plazo de tu mampara. Te recomendamos que escojas una perfilería de aluminio, ya que es mucho más resistente a humedad y golpes, adaptable, y estético, que el acero inoxidable o el PVC. No obstante, si tu baño es muy pequeño lo mejor es que omitas este aspecto y busques una mampara sin perfilería, ya que en caso contrario podría disminuir la sensación de amplitud de la estancia.

Estos son los aspectos fundamentales que debes tener en cuenta para elegir una mampara, no obstante, como siempre lo más importante son tus necesidades y las de los tuyos, es decir, antes de comprarla ante todo piensa en quién la va a utilizar y cuál va a ser la periodicidad de su uso. Después sigue estos consejos y listo, estamos seguros de que encontrarás la mampara más eficiente para tu baño.