Ideal

3 consejos para cuidar tu piel en situaciones de estrés

3 consejos para cuidar tu piel en situaciones de estrés
  • La ansiedad y el estrés derivados de la vuelta a la rutina suelen afectar de lleno al aspecto de la piel, reduciendo su elasticidad o incluso secándola en exceso

El final del verano marca el desenlace de muchas cosas, pero también la vuelta o el comienzo de otras, como por ejemplo, la rutina diaria y/o laboral. En estos meses previos a Navidad tenemos que volver a hacernos a madrugar, trabajar hasta las tantas, y por supuesto, a dejar un poco de lado nuestros hobbies, o al menos no practicarlos con tanta frecuencia como lo hacíamos durante la temporada estival. Sumado a todo ello, la cuesta de septiembre, sí, nos damos cuenta de que se nos fue la cabeza con ese viaje de vacaciones y ahora el descuido nos está pasando factura en forma de números rojos en nuestra cuenta bancaria. Por todo ello, en la gran mayoría de los casos, durante estos meses es cuando más situaciones de estrés y ansiedad se experimentan, y claro, si somos amantes de la apariencia física el problema empeora aún más, ya que esto se suele traducir de forma nociva sobre nuestra piel, por lo que empiezan a aparecer granos, ojeras, calenturas, rugosidad, ausencia de brillo, falta de humedad, firmeza y elasticidad, etc. Sin embargo, no te preocupes, ya que a continuación te vamos a dar tres consejos para que cuides tu piel y ojo, a la vez liberarás ese estrés que te consume durante estos meses. ¿Preparado? ¡Toma nota!

1. Haz un peeling superficial

La mejor forma de eliminar el estrés de tu piel, o más bien de tratar de evitar que aparezcan sus consecuencias en tu dermis, es limpiar la piel en profundidad practicando un peeling superficial, que no solo elimine las células muertas y favorezca la regeneración de las células que componen la superficie cutánea, sino que también influya positivamente en la barrera protectora dérmica. Al eliminar los residuos y las bacterias de tu piel conseguirás que vuelva a gozar de un aspecto brillante y luminoso, dejando a un lado la opacidad que tenía antes, y también así lograrás que tu piel sea más tersa y elástica, puesto que al regenerar las células evitarás el envejecimiento prematuro. Trata de realizarlo con un exfoliante facial rico en extracto de manzanilla, glicerina, manteca de karité o extracto de rosa francesa, entre otros, el cual puedes encontrar a buen precio si te beneficias de las ofertas en exfoliantes faciales de Belleza Ideal.

2. Ríndete al placer de un masaje

Los masajes no sólo sirven para relajarnos mentalmente, posicionándose como la opción perfecta para eliminar el estrés o la ansiedad, sino que además también consiguen relajar los músculos y de paso nuestra piel. El contacto de las manos y su acción tensora sobre la piel provocan que las células se regeneren, otorgando una piel más joven y también suave, puesto que los productos utilizados suelen hidratar la superficie cutánea. Lo ideal es combinar el masaje con la aromaterapia, es decir, utilizar aromas y esencias que mezclados con aceites de masaje como el de almendras, puedan aplicarse sobre la piel, consiguiendo relajar el cuerpo y la mente con su fantástico olor. Un masaje con esencia de mandarina es una de las opciones más recomendables, aunque también puedes combinar la esencia aromática en baños.

3. Los pequeños detalles hacen la diferencia

Exacto, de nada te servirá relajar tu piel o exfoliarla semanalmente si durante el resto de la semana no pones precaución en pequeños detalles que aunque no lo creas afectan de lleno a tu piel, más aún en situaciones de estrés. Por ejemplo, sal a la calle y toma el sol, ya que a pesar de que es bueno protegerse de él, una exposición positiva hará que los niveles de hemoglobina en la sangre se incrementen, por lo que tu estado de ánimo será mejor. Por otro lado, es recomendable que bebas al menos dos litros de agua diarios y que modifiques tu dieta, lo que comemos está estrechamente relacionado con cómo nos sentimos, di adiós a las grasas y hola a verduras y frutas frescas, así además te pondrás en forma para el próximo verano. Tampoco es recomendable que sigas dependiendo de vicios como el tabaco o el alcohol, elimínalos lo antes posible, y finalmente no expongas nunca tu piel a cambios de temperatura muy drásticos, ya que así se dañará en exceso.

Listo, como ves, es muy fácil cuidar tu piel del estrés diario, recapitulamos; realiza un peeling superficial exfoliante cada semana para eliminar impurezas y fortalecer la barrera protectora de tu piel; practícate un masaje relajante combinado con esencias y aromas para relajar la mente, el cuerpo y por supuesto, favorecer al estado de tu piel, y finalmente cuida tu alimentación, reduce los vicios, protege tu piel del sol pero benefíciate de su exposición y mantente hidratada. Solo así, en situaciones de estrés por trabajo, exámenes, rupturas amorosas, peleas, problemas económicos, etc. tu piel no sufrirá daños y no será un problema más que solucionar. ¡El cambio está en ti!

Temas