Ideal

3 cualidades de la pantalla de proyección perfecta

3 cualidades de la pantalla de proyección perfecta
  • Montar un auténtico 'cine en casa' es tan fácil como disponer de un buen proyector, un potente equipo de sonido y por supuesta una óptima calidad de imagen

Con la llegada del otoño, las temperaturas comienzan a descender y cada vez apetece menos salir a la calle, solo para lo justo y necesario. Sin embargo, quedarnos en casa no tiene que significar aburrimiento o pérdida de tiempo, puesto que los días suelen antojarse perfectos para disfrutar de una buena película o una serie de televisión en familia. Con el avance tecnológico y la generalización de los proyectores cinematográficos en el mercado, disfrutar de la mejor calidad de imagen y sonido está hoy en día prácticamente al alcance de todos, por lo que si te lo propones puedes conseguir montar un auténtico ‘cine en casa’, ideal para estos días de otoño e invierno que no apetece nada, absolutamente nada salir fuera, ni siquiera para ver tu última película favorita. Si hay algo que te hace falta además de un buen proyector y de un potente equipo de sonido es sin duda una buena pantalla de proyección. Si no estás muy puesto en el tema, no te preocupes, ya que a continuación de contamos los aspectos más importantes que debes tener en cuenta para elegir pantalla de proyección, la cual puedes obtener a buen precio si te beneficias de las ofertas en pantallas de proyección de El Mejor Precio Ideal.

1. Tamaño

Aunque digan que el tamaño no importa, en este caso sí. Para determinar el tamaño perfecto para tu pantalla te aconsejamos que antes de nada te sientes en el lugar desde el que normalmente usarás el proyector y realices una prueba con él sobre la pared jugando con los distintos tamaños de proyección, haciendo zoom, adelantándolo o aumentando la distancia, etc, así determinarás cuál es el tamaño más cómodo para el espectador. Normalmente se recomienda que el tamaño de la pantalla sea de al menos 100 pulgadas, de unos 200x180 cms, dejando entre 90 y 125 cm entre el suelo y ella, así podrá ser visible desde cualquier lugar, incluso si establecemos varias filas en la zona.

2. Tipo

Por supuesto no hay una única pantalla de proyección, sino que en el mercado puedes encontrar opciones muy diversas, que se diferencian ante todo en la forma de instalarse o el funcionamiento. De forma general puedes distinguir entre fijas, portátiles o desplegables, y dentro de ellas motorizadas, control por mando, retroproyección rígida, manuales, etc. Lo ideal es una pantalla desplegable, ya que así no afectará en exceso a la decoración y al ambiente de la estancia si por ejemplo no está en funcionamiento, puesto que se guarda en la caja adherida al techo o a la pared, mientras que las fijas no se pueden quitar y las portátiles por lo general suelen ser muy pequeñas. Dentro de la enrollable, te recomendamos escoger la eléctrica, ya que se puede accionar a distancia, se despliega rápidamente, es silenciosa y suele durar mucho tiempo.

3. Formato

Por último el formato de la pantalla de proyección que estará estrechamente ligado con la calidad de imagen que finalmente obtendrás. De forma general se suele recomendar el formato 16:9, ya que es el mejor para disfrutar de películas tanto en televisión como en cine, por lo que no tendremos problemas de diferencia de calidad en unas u otras. El 4:3 se puede quedar corto y otros como 2.35:1 son demasiado simples, así que la mejor opción sin duda es una pantalla con formato 16:9, ya que además es el formato que más utilizamos.

Ahora ya conoces todo lo necesario para comprar una pantalla de proyección eficaz, no lo pienses más y monta el mejor ‘cine en casa’ este otoño.