Ideal

4 consejos para no dañar la piel hipersensible

4 consejos para no dañar la piel hipersensible
  • Es un tipo de dermis muy seca con tendencia a agrietarse y a experimentar acné, rojeces, escozor y ardor, por lo que necesita unos cuidados extra

Bien es sabido que el uso excesivo de productos cosméticos, así como también el impacto de agentes externos como el frío, el calor, la humedad o el humo, pueden causar daños irreparables en el cutis de una persona, pero mucho más aún si además su piel pertenece al tipo de pieles hipersensibles. Este tipo de dermis suele irritarse con facilidad, así como también enrojecerse o experimentar la aparición de granos, por ello es sumamente importante extremar la precaución, ya que la infección cutánea se puede provocar de forma fácil y casi instantánea. Normalmente es una piel muy seca, que ya no tiene hidratación suficiente para proteger con eficacia las terminaciones nerviosas subcutáneas, derivando en cinco tipos de afecciones, rojeces, acné, escozor, ardor, y dermatitis de contacto. Como te hemos dicho, a diferencia del resto de pieles requiere de cuidados extra, que en la mayoría de ocasiones se desconocen, por lo que las personas con pieles sensibles o hipersensibles tratan su dermis con todo tipo de productos, una conducta negativa que al final les termina pasando factura. No obstante, no te preocupes, ya que si formas parte del porcentaje de gente que ha experimentado alguna de las situaciones anteriormente mencionadas y por tanto tienes piel hipersensible, a continuación te vamos a contar algunas claves y ofertas que debes tener en cuenta para cuidar diariamente tu piel, evitando así incrementar el daño en tu cutis, ¡toma nota!

1. Utiliza productos hipoalergénicos

Si tienes tendencia a experimentar rojeces o acné con frecuencia en tu piel, aleja inmediatamente cualquier tipo de cosmético que no sea hipoalergénico, ya que de lo contrario estarás propiciando tú mismo dicho perjuicio. Aunque muchas abuelas aseguran que el mejor remedio para el cuidado del rostro reside en lavarse la cara todos los días con jabón, nada más lejos de la realidad, puesto que la mayoría de jabones contienen alérgenos, una sustancia que puede romper la capa seca de nuestra piel, esa que protegía nuestras terminaciones nerviosas subcutáneas, ¿recuerdas? Por ello, pon un ‘stop’ inmediato a los productos y cosméticos con alérgenos, lo ideal sería que hicieras uso de un gel o una loción limpiadora que mantengan hidratada tanto a la piel como sus células. Busca una loción limpiadora hipoalergénica y a poder ser libre de formadehído, ya que son las están especialmente indicadas para pieles sensibles, las cuales puedes encontrar a buen precio si te beneficias de las ofertas en limpiadores faciales de Belleza Ideal.

2. Exfolia tu piel con cuidado

Aunque la exfoliación sea una fase algo agresiva de la rutina de cuidado facial diaria, no significa que si tienes la piel sensible no puedas ponerla en práctica, es más debes hacerlo sí o sí, ya que así eliminarás cualquier rastro de suciedad y también liberarás la piel de células muertas. Eso sí, ten en cuenta que tu piel seca y sensible se puede agrietar y dañar con facilidad, así que evidentemente la exfoliación debe ser suave y pausada, y por supuesto nunca más de una vez por semana.

3. Hidrata continuamente

Piel sensible o hipersensible debería ser sinónimo de extra de hidratación, puesto que ante todo lo que tu piel necesita es eso, humectación. Si tu piel es sensible y además está deshidrata prácticamente tiene un cartel puesto que dice “estoy aquí, inféctame” a las bacterias, así que para evitar este amargo momento lo mejor es que apliques diariamente una crema hidratante a base de aceite de coco o aceite de oliva y que bebas mucho agua durante todo el día.

4. Precaución y más precaución

De nada te servirá seguir todos los consejos anteriores si no pones continuamente precaución en el cuidado de tu piel, y no con grandes tratamientos o cambios, no, a veces los detalles son mucho más importantes. Por ello, te aconsejamos que también tengas en cuenta tu piel en tus hábitos diarios para intentar ajustarlos a su cuidado, es decir, sigue una dieta equilibrada y sana rica en frutas y verduras frescas, haz ejercicio regularmente, no fumes y deja atrás otros vicios como el alcohol o el picante, aléjate de los ambientes secos que robarán la hidratación a tu piel, cambia tus productos de maquillaje cada dos o tres meses para evitar que se infecten o ensucien, y sobre todo evita irritarla.

Solo si sigues estos consejos podrás prevenir daños en tu piel sensible, así que recuerda ponerlos en práctica para reforzar la barrera hidrolipídica que protege tus terminaciones nerviosas subcutáneas, causantes en muchos casos de que notes esos perjuicios que el mal cuidado del cutis te provoca.

Temas