Ideal

4 claves para cuidar tu piel durante el afeitado

4 claves para cuidar tu piel durante el afeitado
  • Con estos consejos evitarás que tu piel se irrite después de liberarla de los pelos de más

Si hay una rutina que todo hombre debe cumplir, al menos si quiere presumir de un rostro definido y cuidado, esa es el afeitado diario o al menos cada dos o tres días. Sin embargo, esta rutina de cuidado no sólo se refiere al mero afeitado, sino que de forma adicional se deben realizar otros tratamientos posteriores con el objetivo de que nuestra piel sufra lo menos posible tras ser rasurada. Aunque los tiempos han cambiado, y cada vez más hombres se preocupan por su apariencia física y por su estética, la gran mayoría aún ignora los increíbles beneficios de cuidar la piel una vez que nos hemos afeitado, así que si te encuentras entre dicho porcentaje de chicos, no dejes de leer, ya que a continuación te vamos a dar los mejores consejos y ofertas para que tu piel no sufra ningún daño tras el afeitado, ¡toma nota!

1. Toma una ducha de agua caliente

Siempre antes de afeitarte es recomendable que te des una ducha de agua caliente, ya que así abrirás los poros e hidratarás la piel. Además, el agua caliente suaviza el vello y lo levanta de la piel, por lo que el rasurado será mucho más fácil y por ende no dañarás tu piel posteriormente. Si algún día no tienes mucho tiempo para darte una ducha de agua caliente, puedes calentar un paño y pasártelo unos instantes por la cara.

2. Hidrata

El contacto de la cuchilla, navaja o máquina con nuestra piel puede provocar desgaste, irritación picor o enrojecimiento, por lo que el paso imprescindible para su cuidado es hidratarla inmediatamente después de que finalicemos con nuestro afeitado. La forma más conocida para hidratar la piel después de haber sido rasurada es mediante aftershave, los cuales pueden ser en loción o en bálsamo, siendo este último más efectivo, puesto que apenas contiene alcohol, ayuda a calmar la irritación de forma rápida, y además previene la descamación de la piel. Si quieres conseguir un bálsamo aftershave no dudes en beneficiarte de las ofertas en bálsamos y aftershave para afeitado de Belleza Ideal. Por otro lado, de forma complementaria al aftershave también puedes hacer uso de una crema especial de hidratación o de un aftershave natural a base de ingredientes caseros como el agua de rosas o mediante aceites esenciales.

3. Exfolia de vez en cuando

Aunque no lo creas la exfoliación también puede ayudarte de cara a no sufrir daños en tu afeitado diario tanto antes como después de la tarea. Exfoliar la piel antes del afeitado ayuda a eliminar la piel muerta y además el masaje también permite que el vello se alinee, lo que se traduce en que el afeitado será más al ras, efectivo y uniforme. Por otro lado, en caso de que exfolies después del rasurado, esta vez permitirás que tus poros no queden obstruidos por los productos que has utilizado durante el afeitado, lo que además evitará el crecimiento de los dolorosos y antiestéticos vellos encarnados, que pueden llegar a convertirse en granos.

4. Seca inmediatamente

Una vez has terminado de afeitarte es fundamental que seques tu piel. Aunque la mayoría suele hacerlo con una toalla, no es nada recomendable hacerlo así, puesto que la fricción de la toalla puede dañar tu piel y favorecer la irritación. Por ello, te recomendamos hacerlo siempre dándote pequeñas palmaditas a ambos lados de la cara con las manos.

De forma general estos son los principales consejos que debes tener en cuenta después del afeitado si quieres evitar la irritación.