Ideal

¿Por qué es bueno el vapor para el cuerpo?

¿Por qué es bueno el vapor para el cuerpo?
  • Ofrece beneficios para la circulación, para la limpieza del organismo y sobre todo para el cuidado de la piel

Ahora que empieza a llegar el frío, una buena opción para calentarse a la vez que relajarse es acudir a algunas termas o darnos baños en saunas y baños turcos, algo que si eres muy pudoroso puedes hacer directamente desde casa instalando tu propio spa beneficiándote de las ofertas en saunas de Belleza Ideal. La realidad es que estas tres alternativas son recomendables no sólo para relajarnos o para paliar el frío del otoño sino también por las numerosas ventajas que ofrece el vapor para el cuerpo, la piel y el organismo, ya que sirve para purificarnos, eliminar las impurezas y desintoxicar la piel o mejorar el ritmo cardíaco, entre otras que a continuación te detallamos. ¡Toma nota!

1. Es un buen aliado para la piel

Los baños de vapor y en general cualquier aplicación de vapor sobre la piel es positiva, puesto que el calor permite la dilatación de los poros y por ende la limpieza de la piel de forma profunda, evitando así la aparición de los antiestéticos puntos negros y liberando la dermis de impurezas y toxinas gracias a la sudoración. Por otro lado, el calor también realiza un efecto tonificante sobre la piel devolviéndole su tonicidad y estirándola, posicionándose así como un aliado también contra el envejecimiento prematuro, además de que también la estimula hidratándola en profundidad. Existe la creencia de que el vapor también es capaz de eliminar minerales pesados de nuestro organismo, como por ejemplo, el plomo.

2. Dilata los bronquios

La piel no es la única beneficiada con los baños de vapor, ya que las vías respiratorias también notan el impacto de forma favorable. El vapor nos permite respirar mejorar, ya que limpia las vías respiratorias eliminando posibles sustancias que puedan ocasionar mucosidad para mantenerlas perfectas, facilitándonos así la tarea de respirar.

3. Favorece la circulación

Por otro lado, el vapor también supone ventajas para la circulación, ya que la mejora y por tanto también permite que lleguen más nutrientes para la piel. Esto se debe a que el corazón acelera los latidos para llevar la sangre de forma rápida hasta la piel con el objetivo de enfriar la piel que está expuesta a altas temperaturas. Algo que también se traduce en una mejora en la eficiencia del bombeo cardiaco y en el flujo sanguíneo.

4. Aportan relajación

Una buena sesión de vapor está totalmente recomendada para las personas que sufren estrés y ansiedad con normalidad, puesto que el vapor actúa como un excelente relajante, ayudando al cuerpo a mantener la calma desde dentro, liberando así todo el estrés acumulado. El vapor calmará nuestros nervios proporcionándonos un excelente estado de tranquilidad y bienestar, de ahí que también se recomiende para las personas que sufren insomnio. Un baño con vapor antes de dormir puede ser una buena solución para dormir sin interrupciones durante toda la noche.

5. Actúa en el sistema inmune

Los baños de vapor también suelen mejorar el sistema inmune, ya que a raíz de que exponemos nuestro organismo a altas temperaturas, estas son capaces de destruir los virus que se encuentran en nuestro cuerpo, incluso células malignas, mediante la activación de los mecanismos de defensa del sistema que las desecha.

6. Alivia dolores musculares y óseos

El vapor es también un buen aliado para aliviar molestias en los músculos y en los huesos debido a que genera endorfinas y calienta las articulaciones. Además, evidentemente calienta el cuerpo, por lo que este es menos sensible al dolor.

De forma general, estos son los principales beneficios que ofrece el vapor. No obstante, los baños de vapor no son recomendables a todas las personas, ya que al aumentar la temperatura del cuerpo, esto aumentará nuestro ritmo cardiaco, por lo que si sufres varices, enfermedades cardiovasculares o si estás embarazada no es recomendable.