Ideal

¿Por qué son buenas las mascarillas faciales?

¿Por qué son buenas las mascarillas faciales?
  • Debido a su variedad de componentes son capaces de llegar a cumplir una serie de funciones beneficiosas para el rostro como son la limpieza, la reestructuración, la nutrición o la reparación de la dermis

Cada vez son más las personas que se preocupan a diario por el cuidado de su piel y especialmente de su rostro. No cabe duda de que la tez junto a los ojos es nuestra primera carta de presentación, por lo que debemos mimarla sí o sí para evitar que aparezca alguna imperfección. Dentro de la rutina de cuidado diario facial se distinguen tres fases; limpieza; exfoliación, e hidratación, para las cuales podemos emplear una gran variedad de productos, cosméticos y técnicas de cara a satisfacerlas. Unas de las más conocidas y asimiladas por el común de los mortales, con permiso de las cremas hidratantes, son las mascarillas faciales. Si no has contactado aún con este tipo de técnica de belleza probablemente te estés imaginando con dos pomelos en los ojos y pepino esparcido por toda la cara, y la verdad es que no andas muy desencaminada, ya que aunque no sean precisamente estéticas, las mascarillas por lo general sí consisten en tener algo esparcido por el rostro durante unos cuantos minutos. A continuación te contamos todo sobre las mascarillas faciales, ¡toma nota!

¿Qué son?

Básicamente las mascarillas, las cuales puedes encontrar a buen precio si te beneficias de los cupones de descuentos en mascarillas faciales de Descuentos Ideal, son tratamientos que se suelen aplicar de forma general sobre el rostro y cuya finalidad principal reside en limpiar, reestructurar, nutrir y reparar la piel de la cara a partir de las sustancias que componen el producto. Suelen estar compuestas de avena, aceites vegetales, aguas florales, frutas y vegetales, entre otros ingredientes. Normalmente se aplican sobre la cara y se espera aproximadamente unos quince minutos hasta que actúe. Aunque últimamente cada vez más mascarillas se aplican mientras se realizan masajes, normalmente se suelen verter en el rostro con pequeños golpes para después retirarlas con cuidado y con un pañuelo húmedo. Es una práctica muy utilizada por los más seguidores de la belleza puesto que ofrece multitud de beneficios.

¿Por qué son buenas?

Como te contábamos unas líneas más arriba, las mascarillas faciales tienen como función limpiar, nutrir, reestructurar y reparar la piel del rostro, pero además gracias a sus numerosos componentes ofrecen otras ventajas que debes conocer:

- Aunque benefician con mayor intensidad las capas superficiales del rostro también son capaces de mejorar las capas más profundas de la epidermis, ofreciéndoles protección y nutriéndolas con eficacia para mantener la piel saludable.

- Aportan energía y nutrición a la piel, haciéndola lucir radiante y llena de brillo y luminosidad además de libre de imperfecciones.

- Protegen la piel del ataque de agentes externos como el sol o la humedad.

- Hidratan cada capa de la dermis manteniendo la humedad necesaria en cada una de ellas para que la piel esté perfectamente hidratada.

- Exfolian y eliminan las células muertas al poner en práctica una limpieza profunda y posteriormente un efecto exfoliante e hidratante.

- No sólo tratan la piel del rostro sino que son efectivas para otras zonas del cuerpo como por ejemplo la zona del contorno de ojos o las piernas.

No obstante, aunque ofrecen numerosos beneficios en algunos casos está totalmente contraindicada su aplicación como por ejemplo si la piel está irritada, es grasa, propensa al acné o si se tiene alguna enfermedad en la dermis o se está en tratamiento. Si te encuentras en alguno de estos casos es fundamental que antes de aplicar una mascarilla consultes con tu dermatólogo.

Por lo demás, deja de pensarlo y aprovecha desde ya los beneficios que las mascarillas faciales suponen para tu rostro. ¡Presume de un aspecto facial impoluto y libre de imperfecciones!

Temas