Ideal

3 aspectos que debes tener en cuenta para elegir plato de ducha

3 aspectos que debes tener en cuenta para elegir plato de ducha
  • No sólo son mucho más fáciles de limpiar que las bañeras sino que además te permiten ahorrar espacio en la estancia y también gasto en la factura mensual

El final del verano siempre es un buen momento para hacer cambios en casa, ya que con la nueva estación que se aproxima cambiar la decoración o la orientación de los muebles puede aportar paz, tranquilidad y novedad a nuestro hogar. El baño suele ser una de las estancias más olvidadas pero en cambio es un lugar al que muchos acuden para relajarse, por lo que debería estar en primera línea de nuestros cambios. A veces nos quejamos de que no disponemos de espacio suficiente en el cuarto de baño, pero esto muy probablemente se debe más bien a una cuestión de no saber aprovechar los metros que tiene la habitación. Tener una bañera es cosa del pasado, una opción perfecta para ahorrar espacio en tu cuarto de baño es instalar un buen plato de ducha, ya que además de este beneficio evitarás el gasto innecesario que supone llenar la bañera y también podrás limpiarlo con mayor facilidad. No obstante, no cualquier plato de ducha no nos proporcionará tales ventajas. Si bien hay una gran variedad de platos de ducha, los cuales puedes conseguir a buen precio si te beneficias de las ofertas en platos de ducha de El Mejor Precio Ideal, la realidad es que debes tener en cuenta los siguientes aspectos antes de decantarte por uno, así que toma nota.

1. Tipo

Es fundamental que escojas un plato de ducha en función de los distintos tipos existentes, los cuales suelen diferenciarse por la forma que poseen y por ende por cómo se adaptarán al espacio del que dispones en casa. Si disponías de una bañera en casa pero no quieres que el plato de ducha ocupe el mismo espacio sino que quieres ganarle unos cuantos metros a la estancia entonces lo que debes hacer es adquirir un plato de ducha angular, puesto que su forma esquinera en la parte trasera y redondeada en la delantera te permitirá ahorrar mucho espacio. Eso sí, el espacio interior es muy limitado por lo que a algunas personas les puede parecer incómodo. Si prefieres algo más de comodidad puedes decantarte por un plato de ducha cuadrado, ya que también se puede colocar en una esquina pero esta vez el espacio interior es algo mayor. Aunque existen también los platos de ducha rectangulares, estos suelen ocupar un espacio similar al de las bañeras, por lo que si quieres ganar metros, no es la opción más recomendable.

2. Resbaladicidad

Además de la forma y la adaptación del plato de ducha, también es recomendable que cumpla con algunas características básicas como por ejemplo la resbaladicidad. Tienes que fijarte en que el plato de ducha que vas a adquirir cumple con el certificado emitido por el laboratorio homologado de resistencia al deslizamiento, por el cual los platos de ducha deben tener el distintivo de ‘Clase 3’ para poder ser utilizados, ya que de lo contrario serían muy resbaladizos. Esta etiqueta te permitirá utilizar sin ningún problema el plato de ducha sabiendo que las posibilidades de resbalarte al utilizar cualquier producto son mínimas.

3. Materiales

Por último, los materiales también son muy importantes, ya que en función de ellos, otras cualidades como la facilidad de limpieza o el contacto físico se verás satisfechas. Normalmente los platos de ducha suelen ser de porcelana, acrílico o resina. De forma general los platos de ducha acrílicos son los más recomendables debido a que el tacto es agradable, disponen de diversidad de medidas, poseen suelo antideslizante así como también resistencia frente a golpes. Sin embargo, son algo caros por lo que los platos de ducha de porcelana son la mejor alternativa para los que buscan algo más barato y bueno en relación calidad-precio, ya que son muy higiénicos. No obstante, lo barato sale caro, y por ello a pesar de que los de porcelana sean los más baratos, te recomendamos o un plato de ducha acrílico o uno de resina, puesto que los de porcelana son muy fríos, resbaladizos y delicados, mientras que los de resina ofrecen las mismas ventajas que los de acrílico pero esta vez suelen durar más, lo que también incrementa el precio, que al fin y al cabo resultaría un gasto elevado pero una inversión a largo plazo.

Temas