Ideal

¿Conoces los beneficios de las sales de baño?

¿Conoces los beneficios de las sales de baño?
  • Además de producir un efecto calmante, relajante y estimulante proporciona efectos sobre la piel y son beneficiosas contra malestares musculares y óseos

El momento del baño es si cabe el más relajante para todo el mundo, especialmente si es caliente, no importa que sea verano o que haya temperaturas elevadas, ya que precisamente el agua tibia es la que nos hace entrar en ese profundo estado de descanso y relax. Para hacer más ameno nuestro baño y trasladarnos desde nuestra propia bañera a los lugares más recónditos de la tierra, las empresas cosméticas han comercializado las sales de baño, una especie de polvos aromáticos que te proporcionarán una experiencia única.

No obstante, no sólo te permiten disfrutar de olores sin cesar sino que además proporcionan otros beneficios derivados de sus propias propiedades como minerales. Ventajas normalmente desconocidas que te detallamos a continuación, para que así además de ahorrar beneficiándote de las ofertas en sales de baño de Belleza Ideal, compres con la mejor calidad posible.

¿Qué es?

Las sales de baño son desde tiempos remotos conocidas como beneficiosas para la curación y el tratamiento de diversas enfermedades, especialmente aquellas musculares o relacionadas con la piel y los huesos debido a su alto contenido en minerales como magnesio, calcio, hierro zinc y cobre.

No hay un único tipo de sal de baño, aunque normalmente sí se agrupan en función de los efectos que producen, destacando así las sales estimulantes, revitalizantes, relajantes y purificantes. A pesar de que la variedad es abundante, de forma global se clasifican en dos tipos, las sales marinas y las sales de roca. La principal diferencia entre unas y otras reside principalmente en que la sal de roca se encuentra presente en la tierra de forma subterránea, mientras que la sal marina se produce por la evaporación provocada por el viento y el sol.

¿Cómo funcionan?

Normalmente el calor desprendido por el agua tibia durante un baño es de por sí capaz de funcionar como un excelente remedio energético y anti estrés. Las grandes termas japonesas utilizan esta técnica sin la necesidad de aplicar las sales ya que las contienen las propias piedras sobre las que se bañan pero para recrear este tipo de baño nosotros sí necesitamos aplicar estas sales con minerales. Lo ideal es que utilicemos al menos 2 o 3 puñados de sales, aunque todo dependerá del tamaño de la bañera. El tiempo como mínimo que debes estar sumergida en ellas debe oscilar entre los 10 y 15 minutos para que el efecto sea eficiente.

El calor permite que los poros se dilaten por lo que la desintoxicación del organismo es más eficiente. Además esto también facilita que los minerales y los oligoelementos de los que se componen las sales se asimilen mejor a la vez que proporcionan aromas únicos para nuestro olfato, capaces de producirnos ese efecto relajante.

¿Cuáles son sus beneficios?

Entre los principales beneficios destaca obviamente el hecho de que producen un efecto calmante, relajante, energizante y activador de la transpiración. Por otro lado, las sales nutren nuestra piel, relajan los músculos, desintoxican el cuerpo, y finalmente relajan la mente sumiendo al cuerpo en un profundo estado de paz y placer. Es un buen remedio también contra varias enfermedades articulares, no para curarlas pero si para calmar las molestias como por ejemplo reumatismo o inflamación. Finalmente se le atribuyen también beneficios para mordeduras de insectos, ampollas, heridas, acné y hongos.